Una revista de literatura, donde el amor por las letras sean capaces de abrir todas las fronteras. Exclusiva para mayores de edad.

jueves, 29 de agosto de 2013

¿A qué huele la desgracia?


 

          Hace poco lo aprendí. Antes no la había olido nunca, pero ahora, sé a qué huele. En algunas personas es una mezcla de olor a alcohol y tabaco, en otras de hospitales y desinfectantes, sólo en los menos, será de putrefacción y final. En su forma más poética, la desgracia va unida a lágrimas derramadas en soledad y a manos inalcanzables porque ya no nos agarran o porque ya no están con nosotros.
 
          La desgracia huele a miedo que llega cubierta de lágrimas y temblores y que a veces, al intentar expresarse, genera palabras inconexas, mensajes confusos con ideas solapadas, todos ellos, llenos de dolor o de ironía por lo perdido o por lo que nunca llegará.
 
          La desgracia a veces huele a pobreza, a noches de insomnio en las que no se ve la luz más que cuando vuelve a salir el sol por la mañana, otra mañana… en la que no se ve el final, no se sabe dónde encontrar una solución ante los pagos urgentes o ante la urgencia en los pagos.
 
          La desgracia huele a sucio, a poca agua y jabón, a la mezcla del alcohol y las drogas, a la calle como única casa, a la acera, al bordillo. Ese olor impregna la ropa, el calzado, el pelo… Todo el que lo ha olido lo reconoce. Ese olor pertenece a los que piensan que ya no tienen nada que perder. Ya jugaron todas sus cartas.
 
          La desgracia huele a mala suerte, a enfermedades no buscadas, a pasos mal dados que llevan a muchos seres humanos a hospitales, a residencias o a albergues y al olor a medicinas y anestesias. Esas enfermedades se instalan, cual parásito, y agarradas con uñas y dientes permanecen en la persona o deciden “bailar” con varios a la vez hasta que la música se acaba o se desenchufe el aparato.
 
          La desgracia se puede oler y tocar y sobre todo sentir.
 
          Me gustaría saber por qué surge y sobre todo por qué no se para, por parte del que puede y tiene poder para pararla.
 
          Cuando un episodio amargo se instala en cada uno de nosotros, nuestra difícil vivencia o problema, nuestra mala suerte, nos hace más humildes, tolerantes, comprensivos y solidarios. Más humanos y más personas. O quizás debería decir, mejor persona; al fin y al cabo, personas somos todos.
 
          Algunos aún, no se compadecen ante tanto infortunio, no está la tristeza en su entorno cercano, su casa no huele, no hay en su vida ninguna espiral de conflictos económico o social, ni sienten la dificultad en su familia ni la palpan en sus hijos. Ellos piensan que son diferentes, especiales, que a ellos no les suceden ese tipo de episodios; esas cosas les suceden a otros.
 
          Pero a todos nos ocurren cosas y nadie vive cien años sin conflicto ni problema. La vida nos da nuestra propia dosis de dificultad o problema. ¿Ocurre esto para hacernos más personas? Pues no lo creo pero si pienso que tras un episodio de este tipo somos mejores personas y menos dioses o endiosados.
 
          Por eso, abre los ojos y mira a tu alrededor. Usa tus cinco sentidos. Palpa la necesidad y colabora. Se justo y ayuda, con lo que puedas, a quien lo necesite y no tapes lo que no es ético ni legal. La corrupción no solo está lejos, en las nubes, también esté en nuestro entorno, muy cerca, lo sabes.
 
          Tú también puedes cambiar el mundo, tu mundo más cercano.
 
          Y, para los que tienen más poder, para los políticos, triunfadores actuales, banqueros, millonarios, empresarios de éxito, modelos esculturales, deportistas… acercaos a los demás con humildad, solidaridad y celeridad; no olvidéis que de todo se aprende y que alguna vez estaréis en el otro lado y os gustará que el resto, os sienta, os vea y en definitiva…os quiera.
 
Gema Theus.

14 comentarios:

  1. ¡Cuánta verdad encierran tus palabras, Gema!
    Gracias por tu sensibilidad y el bello modo en que la expresas con palabras e ideas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Yoly por leerlo y por tus palabras.

      Eliminar
  2. Pues si, la desgracia toma las formas menos prevista y ataca con rapidez. Hay mucha verdad en tus palabras Gema, pero lamentablemente no podemos esperar a que los "grandes" vuelvan su vista por ahora. Bueno, así es la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carlos por leerlo y escribir tu opinión.

      Gema Theus

      Eliminar
  3. Todo drama social tiene su moraleja, hay que descubrirla al mundo y llamar la atención sobre ella. Comprometido y sensorial. Felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Faustino. Entre todos se puede lograr mejorar un poco lo más cercano, nuestro entorno. No podremos cambiar el mundo pero si hacer mejor el de nuestros amigos, familiares y vecinos.

      Gema Theus

      Eliminar
  4. ME GUSTA ESTE ARTÌCULO, DEMUESTRA EL CONCEPTO PERSONAL Y APRECIATIVO DE LO QUE SIGNIFICA LA DESGRACIA, DESDE DIFERENTES ENFOQUES PARA LUEGO DAR UN MENSAJE DE HUMANISMO, COMO DOCENTE LE PONGO 20 PUNTOS, PORQUE ESO ES LO QUE SEPERSIGUE DESPERTAR CONCIENCIA, SALUDOS Y ABRAZOS.

    TRINA LEÈ DE HIDALGO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Trina Leé por tu comentario.
      La desgracia tiene muchos matices y pienso que individualmente también podemos hacer un poco por mejorar la condición de otros que quizás no tuvieron tantas oportunidades.

      Gema Theus

      Eliminar
  5. me encantó la idea y tu forma de explicarla, concienciar siempre es importante. un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jose. Todos podemos hacer un mundo mejor. Todos nos necesitamos de un modo u otro.

      Un beso.
      Gema Theus

      Eliminar
  6. Las mil caras de la desgracia, sus formas y significados... la lección que infiero de esta interesante aportación de Gema, es que no podemos evitar la desgracia... pero sí comprender sus causas y enseñanzas para mejorar nuestra vida. Gracias Gema por lo bien escrito que está. Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias a ti Dioni por leerlo y por tu punto de vista. Me alegro que te gustase.
    Un abrazo

    Gema Theus

    ResponderEliminar
  8. Ciertamente "la desgracia nos hace más humildes", miramos a los ojos a la desgracia y tenemos que hacer algo. Saludos!

    ResponderEliminar
  9. Gracias Juan Flores. Una cosa que he comprobado es que suelen ser más solidarios los que precisamente menos tienen. De algún modo, el estar más cerca les hace ser más cercanos.

    Un abrazo

    Gema Theus

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros comentarios.

Mi lista de blogs