Una revista de literatura, donde el amor por las letras sean capaces de abrir todas las fronteras. Exclusiva para mayores de edad.

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Alas de madera

 
Intento tallar unas alas en un trozo de madera

madera de noble nogal que talé en primavera.

Alas grandes, alas fuertes que me liberen de esta prisión

y me permitan escapar de este maltrecho corazón.

Pero mis manos no responden, anquilosadas por el tiempo

sangran y me hacen llorar porque la gubia no puedo apretar.

¡Quiero unas alas! ¡Quiero volar! y que me dejen tranquilo, ansío morir en paz. 

Adorados hijos míos, con mucha pena y dolor,
 
 os pido que vuestras ansias las transforméis en sosiego y comprensión.
 

Por favor soltad mis manos para poderme marchar, sé que estáis afligidos porque se acerca el final. 

Quiero unas alas de madera y no las puedo conseguir

por favor que alguien me ayude para dejar de sufrir.

 

 

Dedicado a todos los familiares que sufren por sus seres queridos, a las personas que padecen y que desean volar y a todo el personal sanitario que vive día a día los momentos más difíciles de este crepúsculo.

   

Maricarmen García Sales
21 de octubre de 2012

8 comentarios:

  1. No solo me gusta el poema, sino que estoy plenamente de acuerdo con el mensaje que trasciende. Nadie nos puede negar el derecho a decidir cómo afrontar el fin de nuestros días, ni el de volar cuando la vida ya no es vida.

    ResponderEliminar
  2. Es un poema con un tinte de polémica. Las opiniones pueden variar, pero la verdad es que llegado el final la gente desea descansar. Gracias Maricarmen, tu aportación deja mucho en que pensar.

    ResponderEliminar
  3. Muy triste, unas alas para poder volar....ojala fuera cierto y no fuera que la tierra nos tragara sin más amparo que su mismo abrigo...

    ResponderEliminar
  4. Maricarmen García Sales8 de noviembre de 2012, 20:04

    Es cierto que la decisión es polémica, pero cuando llega el final y el sufrimiento nos vence y el dolor nos aniquila, existen personas que quieren dejar de sufrir y por mucho que les ayudes y les des esperanzas,, quieren volar... o por lo menos que no se ensañen con ellos. No estoy a favor de la Eutanasia, de ninguna manera estaría de acuerdo,pero sí en contra del ensañamiento terapéutico y otras medidas cruentas.
    Venimos a este mundo sufriendo y no me gustaría marcharme de la misma manera cuando existen medios para evitarlo. Un abrazo amigos.

    ResponderEliminar
  5. Desgraciadamente cuando nos toca sufrir nadie nos quita ese sufrimiento.

    ResponderEliminar
  6. Desde ambos puntos de vista creo que una partida es dolorosa, para los que quedamos aquí y para los que parten. Creo que el poema deja muy en claro la perspectiva de quien desea cortar el sufrimiento de seguir cuando la senda ya no lleva consigo calidad de vida.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta. Quisiera preguntarle a la autora: ¿Por qué 'Alas de madera'?

    ResponderEliminar
  8. Tenemos que dejar marchar a quien se quiere ir. El peor sufrimiento...sufrir porque te ven sufrir.

    Me gusto tu poema Maricarmen,,, Un Beso Grande.
    Manuel Barranco Roda

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros comentarios.

Mi lista de blogs