Una revista de literatura, donde el amor por las letras sean capaces de abrir todas las fronteras. Exclusiva para mayores de edad.

jueves, 14 de febrero de 2019

Un buen trabajo


Hola Marina, mi amor, perdona que haya tardado en escribirte, pero llevo una semana enfermo, hasta estuve en el hospital, una neumonía me dejó sin apenas defensas.

Desde que llegué a Hamburgo todo son complicaciones, y mira que ya tenía el contrato con la empresa de coches; pero me faltaban papeles, ¡maldita burocracia! Y ahora por fin después de dos semanas, comienzo mi nuevo trabajo. Te echo de menos, me gustaría que estuvieras conmigo, todo se me hace muy cuesta arriba sin ti. El idioma, es para mí una montaña, y aunque aquí nos dan muchas facilidades, cursos en la empresa después del horario laboral; me resulta muy difícil, lo mío nunca fueron los idiomas, y supongo que cuanto más mayor te haces más complicado lo encuentras. De todas maneras yo me esforzaré, que remedio me toca. Conozco pocos españoles aquí, y el día a día todo es en alemán. En fin, que tengo muchas ganas de verte, a ver si en alguna de las fiestas que se divisan puedo acercarme a Barcelona, el viaje es un poco caro y no lo puedo hacer muy a menudo; pero te prometo que en cuanto pueda me acerco.

¿Te acuerdas cuando te dije que me quería ir a Alemania? Son buena gente; pero algo fríos, les cuesta mucho confiar en ti, y bueno es lo que hay. Espero ahorrar un poco y regresar cuanto antes, de momento aquí está mi vida y me he de acostumbrar. Hamburgo tiene unos parques muy bonitos donde la gente va a hacer running y se ponen en forma y unoslagos preciosos donde navegan en sus barcos.

Tú no estabas muy de acuerdo; sin embargo al final comprendiste que no quedaba otro remedio, en España la situación laboral es muy mala y al presentarse esta oportunidad no la podía dejar escapar. Yo te comprendo, tú si tienes trabajo, y no lo ibas a dejar para venirte conmigo, con lo difícil que es encontrar un trabajo. Recuerdo cuando lo conseguiste lo contenta que te pusiste, ya habías perdido la esperanza. Llevabas dos años en el paro desde lo del Burger King., que si, era muy precario y pagaban dos duros; pero más valía eso que nada, tenías para tus gastos. Así que cuando te surgió lo de la recepción en aquella empresa, saltamos de alegría, al fin había algo que se parecía un poquito al ciclo formativo de administrativa que estudiaste; sin embargo yo, no he disfrutado ni de un pequeño trabajo desde que acabé el ciclo de mecánica, nada absolutamente nada. Desde luego que es triste tener que emigrar, aquí hace mucho frío y los días son muy cortos, llueve día si y día también y no hay el ambiente que se siente en España, la gente acaba su trabajo y se va rápidamente a su casa, no se hace vida en la calle como allí.

Mira, se me ha ocurrido una cosa, pronto viene San Valentín, ya sé que no es un día festivo; pero aquí podemos coger algún día de asuntos propios, si me lo dan, prometo ir a verte. Ojalá tenga suerte, de momento contaré los días que nos quedan para nuestro reencuentro.


Un beso muy grande.
Carlos que te quiere mucho


Escrito por Carmen Andújar Zorrilla



10 comentarios:

  1. Gracias Eva por la publicación de mi carta.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola Carmen, soy Rocío Ruiz (La estela de Beatriz), tu carta demuestra una realidad cada vez más patente, por desgracia, que está ocurriendo en España. Cuando he acabado de leer la carta de Carlos a Marina, me ha venido a la cabeza una canción que me gusta mucho de Ana Belén, y que en su última estrofa dice así : "Solo le pido a Dios, que el futuro no me sea indiferente, desahuciado está el que tiene que marchar a vivir una cultura diferente...". Me da pena el pobre Carlos fuera de su cultura, lejos de su amor. Muy bien escrita, con argot muy cercano, muy claro. Felicidades. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Gracias Rocio, celebro que te haya gustado. He intentado como tu dices plasmar un problema cercano, cn dificil solución.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Una carta que recoge la realidad de los tiempos que vivimos. En España tenemos jóvenes muy formados y se ven abocados a buscar un porvenir en el extranjero dada la precariedad laboral que se ha instalado aquí.

    Bss.

    ResponderEliminar
  5. Una carta para un amor a la distancia, desde la fría Alemania a lo profundo del corazón. Que las esperanzas de quien escribió estas letras se hagan realidad. Genial, Carmen!

    ResponderEliminar
  6. Gracias Mar, en efecto, por desgracia pasan a menudo estas cosas, aunque aún cabe la esperanza.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Tenemos que esperar que si, y que al final se reencuentren.
    Muchas gracias Carlos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Una carta mostrando como puede manejarse un amor a distancia sin dejar de exponer el choque cultural que ocasiona el moverse a otro país, y más aún cuando lo haces solo. Con un mundo más globalizado y con los diferentes problemas económicos que cada país pueda tener, la movilidad entre uno a otro cada vez es más común, son nuevos retos, nuevas aventuras, y nuevas vicisitudes con las cuales hay que lidiar, y un amor a distancia es una de ellas.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias Efraín por tu comentario. A veces todo consiste en querer y que ese amor esté bien afianzado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Hola Carmen: efectivamente, tratas un asunto muy cercano y que afecta a muchísimos jóvenes hoy en día. Aparte de los sinsabores de sentirse lejos y en tierra extraña tienen que sufrir la ausencia y poner a prueba la fortaleza de ese amor que dejan muy lejos. Y que tú has sabido reflejar tan bien en esta carta. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros comentarios.

Mi lista de blogs

Cheque Regalo Amazon