Una revista de literatura, donde el amor por las letras sean capaces de abrir todas las fronteras. Exclusiva para mayores de edad.

sábado, 12 de abril de 2014

Presentaciones para el especial de Sant Jordi. 23 de abril del 2014.



La Revista de Todos, os presenta las publicaciones para el próximo 23 de abril.


Esta edición es especial, ya que nos vestimos de largo para celebrar la onomástica de Sant Jordi. Queremos celebrar con vosotros, un día, que para todo aquél que ame la literatura es imperdonable no celebrar.
En esta ocasión son varios los escritores que han colaborado, y de nuevo les agradezco el apoyo a todos. ¡Gracias, muchas gracias!

Este especial está cargado de diferentes apuestas literarias, pero todas ellas están escritas con un mismo objetivo, con la ilusión y las ganas de haceros soñar e imaginar.


Como siempre deseamos que os guste.

¡Gracias!


Presentación de los títulos, que se van a publicar:


Una rosa amarilla. Luz Macías. 

Loca de amor. Yoly Hornes. 

El sabio. Carmen Novo Colldefors. 

Sentir, querer. Menchu Regueiro Iglesias. 

¡Explórame! Fini López Santos.

Desde mi corazón. Rocío Villalva Basabe.

El libro. Carmen Andújar Zorrilla.

El circo: embajada de la libertad. Manolo Royo.

Que suave el sonido de tus besos. Ferran Garrido.

Silencios de luna. Guillermo Ruiz Marcos.

Fragmento X. Las ventanas del mundo. Mª del Carmen Aranda (Madrina de la Revista)

Te quise ayer. Luis Anguita Juega (Padrino de la Revista)

El libro. Trina Leé de Hidalgo.

El amor en primavera. Faustino Cuadrado.

Edgar Allan Poe. María José Cabuchola Macario.

La familia Helviana: El avatar. Carlos Molina.

Terapia de machos. Episodio 10: "Una Rosa Es Una Rosa Es Una Rosa". Gonzalo.

La palabra. José González.

Alba. Juan M. Flores.

La Vie en Rose. Cristian Alemany.

Una rosa para la vagabunda. E. N. De Choudens

¿Sant Jordi o San Valentín? Eva Mª Maisanava Trobo.



sábado, 22 de marzo de 2014

La Revista de Todos, se va de vacaciones.



Ya no publicaremos hasta el 23 de abril, para celebrar una vez más el día de Sant Jordi. 

Todo aquél que quiera "dejarme embarazada" con su aportación, no lo dude en hacerlo; de aquí a unos días mi útero ya está de nuevo preparado para albergar vida, con vuestros poemas, relatos...
 
El correo es: el_rincon_de_eva@hotmail.com. 

En el asunto poner: "Especial Sant Jordi".
 
Hasta entonces, salud y suerte.
 

P.d: Esperamos vuestros comentarios, es la mejor recompensa para nuestro trabajo.

Eva Mª Maisanava Trobo 
(Directora) 



 Comunicado de Sant Jordi, realizado el año pasado.



miércoles, 5 de marzo de 2014

Reseña de Escorts. Una semana en Paris, por Ferran Garrido.



Lo más bonito de escribir una novela, a parte de dar a luz a tus sentimientos en papel, es recibir reseñas. Hace ya un tiempo que la novela dejó de ser mía, para ser vuestra, de todas y cada una de las personas que quieran leer la historia de Giselle Bayma.

Hace ya un tiempo —por avatares de la vida—, Ferran Garrido: Redactor en los servicios informativos de Televisión Española en Valencia y servidora nos pusimos en contacto, por un amigo en común. Decidió comprar un ejemplar de mi novela. Ese gesto ya me hizo feliz, pero todavía me hace mucho más feliz el poder compartir con vosotros su reseña. ¡Espero que os guste!


Como espero que también os guste el poemario que ha publicado con ediciones Carena, del que espero se vendan muchos ejemplares. Desde esta ventana al público, donde una vez más me asomo para transmitiros un mensaje, os invito a que leáis el poemario: La ausencia habitada.

Podéis haceros con un ejemplar a través de la editorial, poniéndoos en contacto con él, y como no...a través de esta revista en la imagen que voy a adjuntar aquí debajo, pinchando el link, os conducirá al portal de Amazon para haceros con un ejemplar bien en papel o en ebook.



Reseña de Ferran Garrido.

Llegó a mis manos con una dedicatoria. Era un deseo de la autora para que, como escritor, me sintiera identificado con sus sentimientos como autora de la obra. Creo que lo consiguió. Escorts es una obra muy especial. Detrás de una prosa de lectura fluida, muy amena, el lector encuentra el transfondo social que oculta una novela muy sensual, que también nos habla... sobre todo nos habla de personas. Es una obra cuajada de valores que se reflejan en palabras como elección, libertad, opción, solidaridad y, sobre todo, dignidad. 

Su argumento no es fácil. Por dos motivos. El camino sencillo del morbo, que sería la peor opción, y el rechazo social que pueden provocar las circunstancias de la protagonista, y que puede aparecer cargadito de prejuicios. Por eso es especialmente atractiva la novela. Por su sinceridad, su sencillez y su naturalidad. Sin tópicos.


sábado, 15 de febrero de 2014

La confesión de un diván.


Durante mucho tiempo había pensado que esos impulsos que tenía a la hora de querer tener sexo eran normales. Pero estaba comenzando a preocuparme cada vez más. Ya no se trataba únicamente de asaltar a mi pareja a deshoras, o de hacer el amor en sitios públicos —todas esas situaciones que para muchas parejas eran normales y para otras "meras fantasías"—; mis impulsos eran cada vez menos incontrolables.

Necesitaba imperiosamente la necesidad de seducir, ya no tanto como de sentir placer, sino de seducir; de tener el poder de meterme dentro de la cabeza de mi víctima, haciendo que perdiera completamente su oremus, convirtiéndole en mi esclavo sexual.

Y como todavía me quedaba un poco de pesquis, tomé la decisión de pedir consulta a un profesional.

Siempre había pensado que los "psicólogos", eran una especie de "loqueros" que intentaban arreglar los cimientos de tu vida y encauzarlos hacia la "normalidad". ¿Pero qué es la normalidad? ¿Lo que desde niños hemos visto en nuestra familia, o aquello con lo que nos sentimos plenamente felices y satisfechos?

No es que me considerase una ninfómana, pero bien es cierto que no era normal que siempre tuviese la obsesión de "dominar", y es que aunque me cueste admitirlo, es ahora cuando rozando los cuarenta años, he descubierto que obtengo placer dominando. ¡Sí!, sé que os extrañara y que seguramente en vuestra mente me estáis viendo vestida con un body negro y esas botas de cuero que llegan hasta el muslo con un vertiginoso tacón de punta. ¡No!, nada que ver con ese tipo de "amas" al contrario... Lo que verdaderamente me excita es dominar la mente de aquellos hombres cuyos principios y valores son inquebrantables.

¡Vaya! Que cuanto más difícil es conquistar a un hombre, más luchaba por tenerlo. Tal vez sea porque dentro de mí hay más hormonas masculinas que femeninas, —pero no soporto conseguir nada en esta vida de una manera sencilla, es más si no hay esfuerzo, ni lo valoro—. Supongo que tú, que ahora me lees, comprenderás a qué me refiero.

El caso es que dejándome aconsejar por mi amiga Davinia, pedí consulta a uno de esos que supuestamente se dedican a orientar tu vida sexual.

Cuando me quise dar cuenta estaba llegando a la altura del número de la calle en la que estaba la consulta de José, —el encargado de encauzar mi vida—.

Siempre te imaginas que esos especialistas son asexuados, bajitos, rechonchos y que ni ellos, ni ninguna actitud suya, pueden despertar en ti ningún deseo.

Pero... ¡Madre mía!, cuando entré por la consulta y le vi; toda esa teoría se desvanecía por completo. Era alto, fuerte, de espaldas anchas y con unas manos perfectas. No es que fuera guapo, ¡no!, pero si era tremendamente atractivo. Era el típico hombre que sin saber cómo ni porqué me atraía.

Realmente no sabía si la solución a mis "problemas" los podría atajar él de alguna manera, o tal vez terminaría convirtiéndose en mi mayor obsesión.

El caso es que cuando entré por la consulta no sabía ni qué hacer, ni que tenía qué decir. Era la misma sensación que recuerdo que tenía cuando al preguntarme un profesor en el colegio por la materia, como por arte de magia, lo estudiado, se había difuminado en mi mente.

Recuerdo que me había vestido con una falda vaquera, una blusa blanca, con los dos primeros botones desabrochados —con toda la intención del mundo—, ya que todavía me podía permitir el lujo de ir sin sujetador y además, sentir el roce de mis pezones al tacto de la seda, me enloquecía. Y como no podía ser de otra manera, me había calzado mis adorados zapatos de tacón de Manolo Blahnik. Resumiendo que no es que estuviese atractiva, sino que era imposible que el más frío de los hombres, no se girase para mirarme.

¡Todos, menos él! Que apenas me miró a los ojos con desgana cuando me abrió la puerta de la consulta.

¡Detesto esos saludos formales de los profesionales cuando te dan la mano! —No lo soporto—. ¿Se pierden las formas cuando das un par de besos? Ya no lo sé, la verdad. Porque el nerviosismo y las ganas de meterme en la mente de José, cada vez son más poderosas.

—Dígame, Giselle, ¿en qué puedo ayudarla? ¡Cuénteme!

¿Ayudarme, contarle? —¡Joder!, ese tipo me podía ayudar bien sabe Dios cómo y de qué manera—, pero menos mal que la telepatía no existe, de lo contrario ya hubiera podía intuir que comenzaba a exudar el aroma del deseo.

—No estoy acostumbrada a estar sentada en estos divanes; ni tampoco sé que decirle.

—Entonces túmbese, —estará más cómoda— y limítese a contestar a las preguntas que le haga; por lo menos hasta que se sienta más relajada y me cuente por sí misma que le sucede.

¡Dios!, no sé si tumbarme había sido lo más acertado, porque sentir esa voz tan grave detrás mío haciéndome preguntas de lo más intimas, me estaba poniendo por minutos cada vez más y más... ¿nerviosa o excitada?

Cuando José comenzó a preguntarme sobre mi vida íntima, —de repente esa extraña hipocresía que nos conduce a mentir se apoderó de mí—, inventándome una vida sexual de lo más clásica y aburrida. ¡Vaya! Que le dije que una vez por semana, el típico misionero y poco más.

—Comprendo, Giselle.

Jamás me había sentido tan estúpida y patética, como ése día. —"Comprendo, Giselle"—, nunca antes había escuchado una frase con más sorna, como la que acababa de escuchar.

De repente comencé a sentirme de nuevo como esa niña asustada, como cuando el profesor que te atrae se pone detrás de ti mientras éste, está dictando. —Que de repente no sabes si "haber" se escribe con "h" o no–.

Qué ridículos nos sentimos cuando no sabemos cómo dominar la situación. ¡Y ése era mi verdadero problema!

Estaba empapada de sudor, ya no sabía si era por los casi treinta y siete grados que hacía en Madrid o porque su sola presencia, acaloraba mi interior.

—¿Se encuentra bien? La noto demasiado nerviosa, ¿quiere que le traiga un vaso de agua? ¿Qué abra las ventanas?

—Sí, por favor. Necesito un poco agua.

Realmente no es que necesitase beber agua, lo que realmente necesitaba era saber que narices me estaba pasando y lo que me empujaba a estar en un estado, completamente inusual en mí.

Cuando me incorporé del diván para coger el vaso de agua que José me había traído —el tacón me falló—, haciendo que perdiera el equilibrio.

En su fracasado intento de cogerme para que no me cayera al suelo, provocó que ambos terminásemos tumbados en el diván.

Cuando le sentí sobre mí —dejé de ser yo—.

Son de estas situaciones atípicas que solamente están en tu cabeza y que jamás piensas que se puedan dar, pero que se dan. ¡Y vaya que si se dan!

Todavía recuerdo con qué maestría me desnudó y cómo con su lengua recorrió cada centímetro de mi cuerpo, consiguiendo que cada bello de mi piel, se erizase. Sentada en el diván, mientras que él estaba arrodillado en el suelo, comenzó a besarme el interior de las piernas, hasta llegar a mi sexo, donde detenidamente empezó a besarlo.

Por más que quise resistirme y no abandonarme tan pronto al placer, no pude.

Ya ha pasado tiempo desde aquella experiencia. Y aunque apenas intercambiamos algunas palabras para intentar solventar lo que yo pensaba que tenía que solucionar, he llegado a la conclusión, que "ésa" confesión en el diván me sirvió para darme cuenta de que sería un error fingir lo que no soy...

Eva Mª Maisanava Trobo


jueves, 13 de febrero de 2014

¿Y de postre, amor?: —Tus labios, siempre tus labios—.


Nando, mi mejor amigo; era una hombre diferente a todos los demás.
Resultaba todo un enigma el poder descifrar el significado de su mirada, al igual que tampoco podía saber como iba a reaccionar ante las diferentes situaciones en las que esta vida caprichosa te pone a tus pies.
         
No sabría decir si era el atractivo de su mirada, si lo era el halo de misterio que le envolvía, pero... quería conocerle más allá de lo que él me mostraba de sí mismo; —aunque mi intuición femenina me decía que nunca llegaría a conocerle del todo—.
         
Nos conocimos en una reunión de amigos, él se dirigió a mí, sin entender el por qué, el caso y lo que importa, es que lo hizo.

Llevaba mucho tiempo sin verle, casi desde el verano; en aquellos días donde el calor que se respiraba en Madrid era insoportable.

Por fin llego ese día esperado en el que volvería a verme reflejada en su mirada. 

Entre el recuerdo de aquellos días, unido a la temperatura de mi cuerpo que aumentaba al pensar en él, hacia que el frío que se metía por cada poro de mi piel se evaporaba...
Amistad, respeto, atracción, quizás el compartir las mismas aficiones, hacia que aunque de tarde en tarde, quedásemos para hablar, para vernos y tal vez para disfrutar en silencio de nuestra compañía.
 
Aquél día, más que ningún otro, tenía ganas de verle; aunque no iba a comportarme de ninguna manera que delatase, que en verdad había anhelado durante tantos meses el disfrutar de su compañía.

¡Qué difícil es fingir amistad, cuando lo que sientes es atracción!, aunque... ¿Cómo se puede saber que esa atracción es amor y no solamente deseo?
¡Sí!, tal vez la única solución era que yo diera un paso adelante, aún a riesgo de romper esa amistad. —¿Y si le pidiera un beso? ¿Cómo reaccionaría?—.
         
Tendría que aprovechar un momento en el que bajase la guardia o que me insinuase algo; necesitaba aprovechar una oportunidad para poderle besar. ¡Solamente así sabría si lo que sentía era amor o una gran amistad!

Tenía muy claro que prefería perder arriesgando, a estar sufriendo en silencio, por mantenerme callada... y seguir soñando con sus labios.
         
Quedamos en un restaurante bastante elegante y con un nombre precioso; discreto, acogedor y con un ambiente que hacía que todavía me sintiera más cómoda de lo que ya me sentía a su lado normalmente. Cada lugar que escogía para vernos, era siempre diferente, con lo que conseguía que cada cita fuera especial. Aunque todos los sitios tenían un nexo en común: eran distinguidos y elegantes al igual que su manera de ser y su saber estar.
Mientras que le esperaba, escuchaba por megafonía las diferentes salidas de los trenes de la estación de Atocha y eso hacía que el par de minutos que le esperé, parecieran una eternidad.
Cuando le vi subir por las escaleras mecánicas, el corazón me latía rápidamente; hubiera querido dejar de ser esa mujer que estaba acostumbrada a dominar cada reacción de su cuerpo y salir corriendo para abrazarle.

Pero su forma de ser, me confundía; por una parte sabía que tendría su amistad de por vida, no solo por como se comportaba, sino también porque me lo demostraba. Sin embargo, había contestaciones y desplantes, que me daban miedo, que erizaban mi piel al pensar que podría perder esos "momentos" en los que era auténticamente feliz, —esos "instantes" en los que desearías parar el tiempo para exprimir minuto a minuto cada sensación que tenía—.
Como siempre había reservado mesa en el restaurante —ése gesto siempre me había gustado en un hombre y más en él—, así te evitabas la famosa respuesta: —Disculpen, está todo lleno—.
Ya ni recuerdo lo que comí. En ocasiones aunque le miraba mientras me hablaba, en mi foro interior estaba pensando: ¡Vamos, ahora, lánzate! Pero... ¡no!, ¡maldita sea mi estampa! No tenía el valor de hacerlo. Solo me limitaba a rápidamente posar mi mirada en sus labios, para que él se diera cuenta. Pero... ¡No!, o no se daba cuenta, o bien esa timidez que por desgracia compartíamos, unido al miedo de perder la amistad, hacía que ambos ocupásemos el lugar que nos correspondía. 

Como me hubiera gustado, poder entrelazar nuestras manos y escuchar de sus labios: —¿Y de postre, amor?—, y yo por fin poder contestar: —Tus labios, siempre tus labios—.

Pero en fin, lo único que rozó mis labios aquél día, fue el chocolate de la tarta que ambos compartimos. Seguiré soñando con el sabor de sus labios.


Eva Mª Maisanava Trobo

El secreto del Jardín.



Me llamo Lourdes. He vivido en París los últimos 25 años de mi vida; allí me casé y tuve 2 hijos. Aprovechando un fin de semana, he vuelto al pueblo que me vio nacer y donde conocí al hombre, entonces niño, del que me enamoré locamente: Cristian.


Cuando cumplimos los 20 años, nos fuimos a vivir juntos. Encontramos trabajo en una brigada forestal que ejercía su labor en los hermosos Jardines Secretos. Éstos habían acogido, cuando éramos niños, nuestros primeros escarceos amorosos.

Cristian sufría depresiones agravadas por el consumo de drogas. El amor incondicional que le profesé no fue suficiente para evitar la dinámica autodestructiva en la que entró. El día que me propinó una bofetada, al cabo de una convulsa convivencia de 5 años, hice las maletas y me marché: hasta hoy.

El reencuentro con mis padres ha sido muy emotivo. Después, para aliviar la tensión, hemos salido a pasear por el pueblo y conversar con algunos amigos y conocidos.

Por la tarde me dirijo a los Jardines Secretos. El aroma melancólico de la tierra mojada me trae al recuerdo mi infancia. Aflora en mi pensamiento aquella sombra titilante proyectada por el árbol umbrío —refugio y hogar de nuestros juegos clandestinos—.

Busco la sombra pero no la encuentro. Era un lugar apartado —bucólico — donde los sueños dormían. Allí, el tiempo languidecía en el ocaso (quietud voluptuosa subyugando las almas cándidas, los corazones rotos…); y una mirada anhelante perseguía la luz ambarina que impregnaba los árboles, las plantas y el semblante risueño de Cristian.

He oído rumores; dicen que en la puesta de sol que precede a cada luna llena, Cristian busca —también— la sombra titilante en los Jardines Secretos.

El domingo por la mañana acompaño a mis padres a misa. Cuando salimos de la iglesia, me encuentro con el padre de Cristian. Me pregunta por mi exilio voluntario y le relato brevemente los hechos más trascendentales. Pero me muero de impaciencia por saber algo de él.

—¿Cómo está Cristian?—le pregunto.
—Está en el Sanatorio—le cuesta expresarse y agacha la cabeza—. No… no está bien.

Le cojo de la mano y aprieto los dientes con todas mis fuerzas para no llorar.

Al atardecer me encamino hacia el Sanatorio. Cuando entro en el recinto, paseo por un sendero de grava que bordea la residencia. Observo a un hombre sentado en un banco de piedra. Lleva puesto un pijama azul. Tiene el cabello greñudo y blanco; el sur de su cara lo cubre una poblada barba canosa con manchas de color sepia en la perilla y en la punta de los pelos del bigote. Está fumando y encara la vista hacia las montañas de la Sierra. De repente, parece percibir mi presencia y se gira: es él.

El corazón me palpita con fuerza. Nerviosa, se me cae el bolso al suelo, volcándose su interior. Cristian se levanta, se acerca y me ayuda a recoger los objetos caídos. Cuando nos levantamos, me acaricia una mejilla y me besa en la frente; veo en sus ojos mil tormentos inconfesables. Entonces se aleja. Le sigo con la vista hasta que lo pierdo cuando gira por un vértice del vetusto edificio. El crepúsculo de fuego confiere una atmósfera irreal al entorno. Cubro mi rostro con las manos y me echo a llorar desconsoladamente. Soy consciente de la futilidad de la vida, pero, también, de la realidad opresora e inapelable del dolor.

Cuando despega el avión que me lleva de vuelta a París, abro el bolso para coger un libro y encuentro un sobre oculto entre sus hojas. En el anverso —del sobre— está escrito “El secreto del jardín”. Lo abro, con las manos temblorosas, y empiezo a leer:

—¿Te acuerdas de nuestro escondite, Lourdes?—.
—El misterio de su alma es la eterna alquimia del poeta de la Naturaleza; un día creí descubrirlo —el misterio—­ pero tropecé con el palíndromo ininteligible de sus sombras y volví a la más sabia de las decisiones: libar con su belleza.
—Los Jardines Secretos me tienen preso en el centro del enigma. ¿Me rescatas?—.
—No puedo, Cristian—digo en alto, inconscientemente, mientras las lágrimas me caen en cascada.

FIN


El día más bello.







Hoy me pondré el vestido azul,

Ese que te gusta tanto,

El que me regalaste

Antes de irte.

Me peinaré todo liso

Como te gusta a ti

Para poder acariciar mí pelo

Enredándolo entre tus manos.

Llevaré los zapatos de medio tacón,

Porque hay que subir cuestas

Y doblar esquinas

Y no quiero tropezar.

Qué pronto ha pasado el año,

Parece que fue ayer

Cuando te llevé

El primer ramo de flores.

Hoy la caminata será

Más serena.

No habrá tanta gente

Ni tanto llanto.

Es un encuentro entre tú y yo,

Entre dos corazones separados,

Entre dos almas unidas

Que no dejan de amarse

Ni de sentir la ternura

Más profunda que pueda existir.

Hoy será el día más bello

Entre dos seres que

Encontraron el amor

Aunque uno de ellos ya no esté.

Mi primer catorce de febrero

Sin ti, mi amor

 
Sorguiñe.

Dígale...


"Dígale que...aquel que no osa mirar al frente de su vista se lo pierde todo y quien no sepa entender e interpretar lo que tiene ante sí hará siempre un mal negocio.

Es el momento, es la ocasión de hacer lo que uno debe hacer y de vivir intensamente aquello que se nos ha regalado. No esperes nunca nada de la vida, pero cuándo ésta se pone en forma y decide ser espléndida y derrochadora en momento tan puntual hay que saber aprovecharse de ello, pues nunca habrá segundas oportunidades. 
La casualidad suele dar casi siempre demasiados rodeos.

Déjate pues llevar por el deseo y el amor cuando estos acudan a ti y no esperes a ser viejo para comprender tu error, una vez que sea demasiado tarde. No habrás vivido entonces y habrás perdido además la única oportunidad en la que la vida te brinda la ocasión de usar el corazón en lugar de la cabeza”.

En la ciudad de Roma, el viento y la llovizna bailaban al mismo tiempo una danza muy parecida. El agua que caía a ráfagas, fría y rabiosa, saludó la entrada en la ciudad de aquel ensimismado viajero que transitaba con la vista absorta por las desnudas salas del solitario y desangelado aeropuerto. Era demasiado pronto para el bullicio habitual y cotidiano que siempre lo acompañaba y lo vestía.

Todavía tenía relativo tiempo por delante, aún restaban un par de horas para llegar a su destino, un destino en el que encontrarse con alguien a quien aún no conocía en persona pero a la que podía recitar de memoria cuando así se lo propusiera.

 El transporte hasta el centro de la ciudad, por la escasa distancia existente, le supuso un distraimiento mínimo en aquel extraño nerviosismo que hizo mella en su interior la noche anterior. No sabía a qué atenerse, ni cómo se sentiría al llegar y hallarse frente a aquella persona que durante tanto tiempo había ocupado la totalidad de sus noches y casi todos sus pensamientos.

Después de intensos días plagados de dudas y temores decidió que el paso que iba a dar resultaba completamente necesario, sincero con sus íntimos deseos, también lo consideraba del mismo modo ella. Ninguno podía dejar pasar más tiempo con tal indecisión en el corazón y morir esperando la ocasión y sin poder salir de dudas.

Aquello parecía que podría ser serio, aquello parecía que podría ser importante para ellos. Tenían que acudir a esa cita y despejar de sus mentes las ideas que velabas sus corazones y sus almas.

Desde la ventanilla del transporte público que le llevaba hasta el centro de la ciudad, miraba ausente el urbano paisaje de los aledaños de la populosa urbe. Eran como cualquier otro suburbio de gran ciudad europea, ninguna diferencia con el resto.

Miraba pero no veía, su mente recorría centímetro a centímetro el recuerdo del rostro de la mujer con la que se encontraría, un rostro bello y sensual que lo había cautivado desde que una fotografía de empresa cayó en sus manos.

Y sin embargo, solo había escuchado un par de veces su voz, no habían tenido mucho más contacto verbal entre ellos pues todas las conversaciones empresariales quedaban grabadas por motivos de seguridad y desde sus domicilios... aquello resultaba aún más difícil.        
Nunca se atrevieron a comunicarse de manera habitual dadas las circunstancias.
Desde su ciudad de residencia, París, no alcanzaba a ver todo lo que deseaba saber al respecto.

La misma empresa para la que trabajaban ambos les había unido sin quererlo, fue solo a través de los correos internos y profesionales que pronto dejaron de ser compañeros de trabajo, para pasar a ser auténticos amantes virtuales. Ella fue la primera que manifestó su interés en un momento determinado, luego, tras varios días de cruce de emotivos suspiros y propuestas inconfesables, una pasión prometida les venció por completo y él se dejó llevar completamente convencido de la bondad de la idea.
Quedaron en verse sin un motivo aparente, solo fue fruto de una especie de reto que se plantearon y que al final acabó en una cita obligada y necesaria, en una cita irrenunciable para cualquiera de los dos.

Ella tenía dos hijas mayores, él, dos hijos pequeños. Ella era morena, con unos maravillosos ojos que aportaban un intenso brillo y belleza a su rostro. Él, alto, con buen porte. Pero ambos coincidían en una cosa, los dos habitaban una larga historia que les vestía inadecuadamente con un marido inapetente y con una esposa aburrida y despreocupada, con dos compañeros de vida que pugnaban por ver quién era más despegado y desinteresado con sus respectivas parejas.

Habían quedado en verse en Termini, la impresionante estación de trenes. Les pareció una buena idea porque así estarían cerca de todo, de un lugar dónde poder desayunar juntos y sobre todo, en un espacio cercano al hotel dónde él se hospedaría durante su corta estancia en la ciudad eterna.

Se habían prometido, como en un juego excitante aunque al mismo tiempo inocente, que al encontrarse se abrazarían y se besarían como si fueran dos adolescentes enamorados, a pesar de las furtivas y rápidas miradas de los transeúntes que circularían por los pasillos de la estación con esa habitual prisa inherente a la vida actual y mucho más pendientes de los horarios de las salidas y llegadas de los trenes, que de dos amantes comiéndose a besos en la estación principal de Roma.

El expreso Leonardo le depositó en la estación después de un breve recorrido desde Fiumicino. Una vez descendió del tren accedió al vestíbulo de la estación y dirigió su mirada hacia todos los rincones del edificio. La puerta principal había sido designada como el lugar del encuentro, más en un primer momento no vio a nadie que le recordará a la persona a la que andaba buscando.

Con mayor detenimiento formalizó un segundo vistazo y ahora sí localizó a una mujer que se acercaba a él con tímidas zancadas pero con una sonrisa plena que iluminaba su bello rostro. Su sensual movimiento corporal provocó en él un intenso escalofrío en la espalda.

Al llegar a su altura se fundieron en un intenso y apasionado abrazo que unió sus estimulados cuerpos y disparó en vertical sus íntimos deseos, erizándoles la piel de inmediato. El abrazo duró un instante infinito. Ella se separó por un momento y agarró con premura la mano de él, arrastrándole a una esquina del edificio para quedar fuera del alcance de la vista del resto de los viandantes. Apoyo su espalda en la fría pared de piedra y le atrajo hacía sí hasta que se fusionaron en un sensual beso que les envolvió en la más absoluta de las pasiones. Se mordieron los labios y se comieron la boca, en un instante mágico que compensó todas las horas previas vividas en la incertidumbre del encuentro, en la duda eterna de la certeza de querer y saberse amar realmente.

Las lenguas de ambos recorrieron las bocas ajenas hasta la saciedad, presentando una candidatura cierta a una historia de amor y locura concretada allí mismo.

Salieron de la estación con el primer deseo complacido, con la íntima sensación de que aquello parecía ser lo que ambos habían imaginado y deseado tanto, días atrás.

Recorrieron parte de la ciudad a pie, deteniéndose frente a tanto monumento como se les presentaba a la vista. Una agarrada de amor aquí, un beso furtivo allá, no querían ser vistos por alguien que pudiera poner en un brete a la mujer, pues en su ciudad se hallaban.

Entraron asidos de la mano en los jardines de Villa Borghese y comenzaron a caminar entre desenfadadas risas y miradas cómplices. Las fuentes murmuraban melodías de amor a su paso y los susurros que producía el transitar de sus aguas, hacía que caminaran entre espesas nubes de amor y deseo.

Se sentaron en un banco aislado, entre arbustos repletos de rosas salvajes y juncos de río que doblaban su tallo acompañando en su movimiento el suave viento que invitaba al balanceo. A pesar de la diferencia de idioma, a pesar de su desconocimiento, sus manos y sus cuerpos hablaron por ellos en lugar de sus bocas.

Ella se sentó encima de las piernas de él y los besos que se dedicaron provocaron en ellos toda suerte de sentimientos incontenibles, hasta el punto de que él no pudo soportar por más tiempo su deseo e introdujo con decisión su mano dentro del pantalón de ella, invitando con sus dedos al amor más sensual. Allí mantuvieron su amor durante largos minutos, sin deseo alguno de proceder a detener de ningún modo las caricias.

Pasado un tiempo acordaron marchar hacia el hotel de él para amarse sin trabas y sin testigos, con total plenitud y sin interrupciones de ningún tipo.

Resultó ser un día completo de amores y pasiones cristalizadas entre las sábanas de la cama.   

También lo fue cuando, cabalgando en la silla sin brazos de la habitación del hotel, pudo ésta comprobar como una auténtica y muda testigo de la inmensa pasión existente entre ellos, los cientos de gemidos de placer que se escucharon solo allí, y de los sudores y humores entremezclados de amores convertidos en historia viva.

Acontecieron innumerables encuentros físicos en tan corto espacio de tiempo, siendo los últimos los más celebrados por la íntima conexión que se había establecido. Todo se desarrolló según lo hubieron imaginado, más placentero aún. Sus cuerpos aparentaron mejor resultado de lo que supusieron y el placer que ambos se otorgaron, mayor de lo prevenido.

El día llegó a su fin tras tanta pasión desprendida y ella tuvo que volver obligatoriamente a su hogar, lamentando profundamente el hecho de tener que abandonar en esa noche, a quien había provocado en su vida un auténtico terremoto emocional.

La despedida resultó ser un terrible drama. Ambos lloraron en el pecho del otro su dolorosa separación. Difícil sería volver a encontrarse de nuevo. Las manos de ambos se deslizaron una sobre la otra cuando el momento del adiós se hizo inevitable. Sus ojos no se separaron hasta que al final del tiempo, las dos miradas se perdieron de vista.

Él volvió a París al día siguiente. Cogió el avión de regreso y miró a través de la ventanilla cómo la aeronave elevaba su vuelo por encima de la “ciudad eterna” y creyó ver entre las escasas nubes que el cielo reunía esa mañana el rostro sentido de su amada.

Ahora, uno piensa en el otro a cada momento, soñando en una nueva oportunidad en la que poder amarse de nuevo. Siguen enviándose faxes y correos electrónicos dónde se apuran acuerdos comerciales y consolidaciones contables, a la vez que una multitud de besos y suspiros apasionados disfrazados entre asientos económicos y frías cifras numéricas.

Las llamadas no son habituales entre ellos y la empresa felicita sus logros y les premia ahora con ascensos merecidos. Pero ellos admiten los honores con el interés justo y limitado, pues sus verdaderos anhelos transitan asidos de la mano por las calles de Roma, y sus sueños coinciden en el punto de recrear de nuevo ese encuentro que un día tuvieron y que tanto disfrutaron, una cita que les marcó de por vida y les enseñó por unas cuántas horas, cómo tiene que ser el amor verdadero y la pasión infinita, algo que ni tienen ni tuvieron jamás en sus vidas cotidianas, aunque el amor en sus hogares siga siendo algo que en el fondo aparenta ser lo que ni mucho menos pueda ser mínimamente parecido.
                      
                                                                                                           Copyright©faustino cuadrado

La audición

Toda persona en el medio del espectáculo tiene un gran sueño, ser descubierta y conseguir la fama de inmediato. Aunque existen referencias de estos milagros a largo de la historia del cine, en especial en Hollywood; esta es la excepción, no la regla. La gran mayoría de las jóvenes ilusionada por las candilejas que lo abandonan todo en busca de un sueño como actriz no logra ni el papel o ni la oportunidad; deben pasar la mayor parte de su juventud haciendo filas interminables en los estudios que levantan audiciones, frecuentar los clubes nocturnos que prefieren los productores o estrellas que podrían descubrirlos o pasar por los estudios fotográficos que han hecho famosas a muchas otras estrellas. Filas interminables de modelos, reinas de belleza de colegio, campiranas del medio oeste y niñas ilusionadas que han mentido sobre su edad hacen fila cada vez que escuchan de una audición, con la esperanza de conseguir un puesto, algo, lo que sea, en el mundo competitivo del espectáculo.

La fila a las afueras del Sunset Gower Studio en Hollywood California esa mañana fría de mediados de febrero demostraba esta teoría. A todas las jóvenes que se habían hecho presentes les había llegado el rumor de que los productores de una serie documental o de televisión real buscaban con desesperación elenco femenino debido a la terminación del contrato de su anterior financista. En específico; buscaban tres modelos que supieran bailar, de buena presencia física y que fueran fotogénicas. Ninguna de las que hacía la fila sabía el por qué de esta solicitud, todas temblaban ante el clima frío de esa mañana mientras sujetaban firmemente sus fotos de presentación y sus credenciales. Sólo una de ellas sabía la verdad sobre esa solicitud.

Ella se destacaba aunque se encontraba a 100 metros de la entrada. Su piel morena y su estatura era lo que más llamaban la atención. Con una gabardina blanca y una camisa azul de cuello duro que la defendían del frío, era lo único que poseía para enfrentarlo. Llevaba el archivo con su foto y currículo debajo del brazo izquierdo, tenía ambas manos metidas en los bolsillos, tiritaba de frío. Era obvio que no usaba guantes, tampoco usaba medias. La gabardina se deslizaba por debajo de la rodilla, exponía sus piernas y los zapatos deportivos no le ayudaban a defenderse del clima.

La  joven no puso atención a los comentarios de las demás. No habían muchas como ella en esa fila, es más casi no se veía ninguna. Sin embargo, ella había vivido a la sombra de esos comentarios toda su vida, por lo que los ignoró. Había luchado mucho para que la travesura de su madre no hiciera mella en su vida, así que ya estaba acostumbrada.

Pero de improviso, se armo un gran tumulto entre las muchachas. Al igual que la mayoría, ella sacó la cabeza y observó al fondo de la fila. Dos hombres, bastante dispares en estatura, pasaban por la fila revisando a las muchachas. Esto no la extrañó, porque ella sabía por lo que le había dicho su amigo que los productores estaban buscando desesperadamente modelos como ella. Por esto volvió a su posición en la fila y esperó a que llegaran.

Ella sintió una breve vibración en el bolsillo derecho de la gabardina, sacó el teléfono y observó el mensaje en pantalla.         

[Aldus: Buena suerte.]

Otro de sus mensajes. Debía admitir que tenía todo que agradecer a Aldus por haberle comentado de esta oportunidad, pero la verdad es que a ella le gustaría que él fuera más atento. Después de todo, estaban en febrero. Ese poste de músculos sin cerebro debió haberse acordado de la fecha. Al menos pudo haberle dicho alguna palabra de ánimo. Pero no, como siempre a él se le olvidan esas pequeñas cosas. Estúpidos hombres y su memoria de chorlito, porque no son más detallistas.

—¿Cuál es tu nombre, linda?

—Bealtrizery Paboojian— contestó la joven mientras guardaba el teléfono Pero llámeme Berly.

—¿Vienes de parte de la RoC, verdad?

—Si, señor.

El más bajo de los dos revisó una lista mientras su contraparte extendió la mano. Ella le entregó su hoja de vida y sus fotografías artísticas, para luego recibir del asistente un gafete.

—Preséntalo en la entrada y espera en el Set de Filmación 5. Entendido.

—Claro.

La joven tomó el gafete y salió de la fila muy animada. Sabía que las demás que esperaban y la veían pasar la agredían con sus miradas, pero ella no hacía caso. Aldus le había advertido que el “casting” o la selección de ese día buscaban algo en especial. La producción buscaba dos modelos bajitas y una modelo alta, muy alta. Entre más alta fuera, mejor. Por esta razón ella agradeció en silencio al padre que nunca conoció, porque a él le debía su enorme estatura.

Ella presentó el gafete al guarda, que la dejo pasar al edificio de seis plantas. En la entrada, al lado del tiro del elevador, estaba el mapa del edificio, el cual indicaba su posición relativa así como el lugar donde se encontraba el Set 5. Esto le llevó una caminata de diez minutos entre el laberinto del primer piso. Pero en cuanto llegó se decepcionó. No era la única que había sido admitida debido a su ventaja física, habían al menos unas cinco muchachas más esperando más o menos de su estatura. Luego llegó una más y tomó asiento a su lado. En total serían siete las que harían la audición.

Ahora lo único que les quedaba por hacer era esperar. Pero al parecer el sentido del humor de los encargados de la audición no tenía límite. Porque las muchachas esperaron hasta después del medio día. Lo que parecía un día de triunfo por haber sido seleccionadas se amargó debido al tiempo que ya tenían esperando.

El estomago de Berly fue el primero que se quejó. Sus gruñidos provocaron que sus compañeras de espera se rieran, lo cual la apenó. La verdad se había saltado el desayuno, temerosa de llegar muy tarde y quedar demasiado atrás en la fila como para ser tomada en cuenta. Ni siquiera había alistado algo de comer. Esto se tornó aún más desesperado porque al menos dos de las jóvenes que esperaban sacaron un refrigerio ligero. Las demás observaron con hambre, mientras las previsoras devoraban lo que traían con un cierto placer malsano.

—Muy bien señoritas. Las que estén listas pasen a los vestidores, y a las dos cerditas terminen su comida ya. Muévanse, muévanse, muévanse. Tienen quince minutos.

Retribución divina. El llamado de jefe de vestuario hizo que todas las que se morían de hambre estallaran de risa, mientras las que comían se atragantaban para apurarse. Todas pasaron al vestidor del set, en el cual encontraron trajes de coristas para escoger en un perchero. Berly y las otras compitieron por buscar lo que iban a ponerse, ella terminó con un entero transparente con lentejuelas que cubrían sus partes privadas. Luego, ocupó uno de los espejos del vestuario y se quitó la gabardina (un vestido gabardina) e intentó ponerse el traje. Fue en ese momento que ella se percató de que tenía más peso del que recordaba. El traje era de su talla y para su estatura, pero le hacía falta un poco para poder cerrarlo. Por eso se maquilló primero y se cambió el calzado. Cuando todas fueron saliendo, se quitó la ropa interior, la guardó en el bolsillo de la gabaridna y se metió dentro del traje, el que pudo cerrar con un poco de esfuerzo. Luego de acomodar el tocado de su cabeza salió al área de espera, donde se tuvo que sentar de última debido al problema de funcionamiento de su traje.

—Señoritas, escúchenme Entrarán en orden como están sentadas. Entran cuando la luz se ponga en verde, esperarán afuera con la luz en rojo. La que salga puede ir al vestidor y cambiarse. Daremos los resultados al terminar todas las presentaciones.

Fue en ese momento cuando ella se dio cuenta de algo. Al observar a las muchachas usar el celular, ella se dio cuenta de que había dejado el suyo en la gabardina dentro del vestidor. Por esto reclamó.

—Disculpe. ¿Puedo ir por mi celular?

—Si quieres perder tu oportunidad claro que si cariño, es tu decisión. Ahora, espera aquí. ¡Entendido!

La joven suspiró al saber que no habría forma de entretenerse o de hablar con alguien. El traje le quedaba un poco ajustado de cintura, pero por lo demás le sentaba de maravilla. Además, las lentejuelas y la tela escondían discretamente sus excesos. A diferencia de los trajes de dos piezas de la mayoría, ella sabía por experiencia que le costaría llenarlo o que se vería el exceso de peso. Después de todo ya había pasado por un primer embarazo. Era mejor ser un poco discreta en lugar de exponerlo todo de una vez. Además fue previsora al no tomar líquidos.

Ella esperó con paciencia. Cada audición duraba aproximadamente treinta minutos, tres horas aproximadamente para que ella hiciese su presentación. Cada vez que se apagaba la luz salía una de sus rivales, pero por la expresión de todas, no parecían estar muy contentas de lo que había sucedido en el interior. Esto la hizo sentir nerviosa, algo que manifestó con sus manos. Así pasó el tiempo hasta que transcurrieron las tres horas.

—Es tu turno, cariño. Ve y rómpete una pierna.

Berly sonrió por reflejo. No era la clase de ánimo que quisiera para una presentación. Con decisión ella se levantó y esperó junto a la puerta. Cuando la luz se puso verde, ella pasó al interior, donde la esperó un corredor estrecho con un piso de madera.

Ella vio una luz al fondo del corredor, pero cuando iba a salir una voz la detuvo.

—Alto. ¿Cuál es tu nombre?

—Ya te dije su nombre antes, así como el de las otras.

—No importa. Quiero que se presente.

Ella tragó grueso. La luz daba directamente sobre el escenario, la encandilaba y le robaba la visión. Pero ya no había marcha atrás. Ella se paró firme y contestó.

—Bealtrizery Paboojian.

—¿Vienes de parte de la RoC, verdad?

—Si señor.

—Bien. ¿Traes la pieza que vas a usar en tu presentación, o vas a dejar que escojamos por ti?

—Escojan ustedes.

—Muy bien. Bailarás “Army of Me” de Björk.

—Si señor.

El representante de la RoC había tenido razón. Esa canción en particular no se supone que sea para bailar. Pero este conocía al productor y al director de audiciones de esta producción. Le había dicho que el director, en especial, odiaba a las bailarinas y modelos que venían con todo preparado. Las encontraba muy plásticas, no aptas para la improvisación. Otra cosa que conocía era sus gustos particulares, en especial su amor por la música electrónica. Por lo tanto, en lugar de practicar con una canción, le dio una lista con las cinco posibles canciones que él escogería para las audiciones, para que ella desarrollara un número para cada una. Para su dicha, “Army of Me” era una de esas cinco.

Ella bailó tal como lo había practicado. Aunque la versión era la remasterizada, ella pudo distribuir su rutina de acuerdo a los tiempos de la canción. Al final, ella bajó del escenario con un paso firme y colocó sus manos frente a la primera fila de asientos. Aunque la seguía la luz del escenario, ella pudo ver a los tres hombres que evaluaron su desempeño, los que aplaudieron su interpretación.

Berly agradeció con una reverencia y se volteó para subir al escenario, pero la misma voz la detuvo.

—¡Quédate, Bea...

—Puede llamarme Berly.

—Berly. Bien, no tengo ninguna duda. Eres una gran bailarina, mis colegas están de acuerdo conmigo. Pero debemos hacerte unas cuantas preguntas para ayudar a formarnos un criterio.

—Claro.

—¿Conoces a Aldus Erengisile Sunden?

—Por supuesto— respondió ella con la verdad —Somos amigos desde hace años.

—Según tu currículo, eras corista hasta hace dos años. ¿Por qué dejaste de ser corista? ¿Por qué has pasado desocupada tanto tiempo?

Berly se tomó su tiempo para pensar. Si decía la verdad, posiblemente la despreciarían. Pero si no la decía y lo averiguaban, también lo harían. Era un riesgo cualquier respuesta que diera. Por eso, se decidió por la verdad.

—¡Quedé embarazada!

—¿Y tu hijo? No dices que tengas hijos.

—Murió en el vientre.

La respuesta afectó a quien había hecho la pregunta más que a ella misma. Ya había llorado mucho por su hijo perdido y había aprendido a llevar esa pena. Por eso pudo conservar la compostura a pesar de lo triste que la hacía sentir la respuesta.

—¿Sabes o tienes idea del porqué de esta esta audición?

—No señor— mintió la bailarina.

—Estamos buscando modelos para el programa Quebrando el Código: Descubriendo los Secretos de la Magia. Tú te ajustas muy bien al perfil que buscamos, una atrapamiradas. Una bailarina alta y espigada que tenga suficiente presencia en el escenario para robar las miradas del público tanto en el estudio como en cámara. Por tu presentación y por la seguridad de tus respuestas posees todo lo necesario para llenar ese rol. Pero tengo una pregunta más. ¿Por qué escogiste ese atuendo?

El rostro de Berly se puso rojo, ella bajó la cabeza y cruzó los brazos antes de contestar.

—Tengo cinco kilos de más.

Los tres hombres estallaron en carcajadas ante la consternación de la muchacha. Luego, el director del elenco se levantó y puso su mano en su hombro.

—Si prometes perderlos antes de la primera semana de abril, el papel es tuyo.

—¡En serio!

—Si jovencita. Llamaré a Johnny mañana a primera hora para finiquitar los detalles de tu contrato para que lo firmes. Por lo demás, felicidades.

—Claro señor. Muchas gracias señor.

Ella no se contuvo y abrazó a sus tres jueces. Luego les dio la espalda e iba a salir por donde había ingresado cuando escuchó una última frase.

—Feliz día de la amistad, Berly.

—Igualmente.

La joven salió muy animada del set de grabación. Sin darse cuenta ella entró en el vestidor y se cambió a su ropa normal sin fijarse. Pero cuando salió del vestidor, ella volvió a sentir la vibración en el bolsillo. Tenía que ser Aldus. Ella sacó el teléfono y revisó los mensajes de texto. Había media docena de ellos, los que fue revisando en orden de ingreso. Pero mientras salía del vestidor, ella se extrañó por el último que recibió.

[Aldus: Estuviste genial, Berly. Felicidades por conseguir el papel]

Ella se detuvo. Se suponía que era el día libre de Aldus. Por eso había podido ir a la audición, porque él cuidaría a su hija. ¿Cómo es que se había dado cuenta de que había conseguido el papel? Con estas preguntas en la mente, ella trató de pensar que era lo que había sucedido. Pero un leve tintineo sobre su hombro derecho le confirmó sus sospechas. Cuando se volvió, su amigo la esperaba con una sonrisa.

—Aldus, ¿qué haces aquí? Deberías estar cuidando a tu hija.

—Buenooo... Tuve visitas indeseadas. Llegaron Topacio y Amatiste a la casa. No sé cómo me encontraron, pero Amatiste quería ver a la niña. Así que les pedí que la cuidaran mientras venía a verte.

Ella se mostró molesta con la afirmación.

—Deberíamos volver. No confío en ninguna de esas dos viboras.

—Tranquila. Ellas no harán nada que ponga en peligro el buen nombre de su familia. Recuerda que ellas fueron las que me cedieron la custodia. No la van a secuestrar, sería un deshonor para su familia. Por cierto, esto es para ti. ¡Feliz día de San Valentín!

Aldus le entregó un ramillete a la joven. Compuesto de tres rosas, una blanca, una roja y una oscura; ella lo recibió con una gran pena. Después de todo lo mal que había pensado de él, sobre su forma descuidada de ser y su indiferencia; recibir el ramillete la hizo sentir una gran vergüenza. Él ignoró este gesto, levantó la cabeza y exclamó.

—Son las cuatro, Berly. Podemos ir al cine, o si quieres podemos hacer lo que tú...

—¡Llévame a comer! Me muero de hambre.

Aldus comenzó a reírse a carcajadas de Berly, que no pudo hacer otra cosa que abrazar las flores. Luego de un rato que pareció eterno, él aceptó.

—Esta bien. Te llevo a comer donde tú quieras. Aunque dudo mucho que encontremos algún lugar desocupado hoy. Tendremos que apurarnos.

La joven aceptó y ambos caminaron juntos hasta la salida. Pero una vez que estuvieron fuera del edificio, el frío de la estación se coló de nuevo por la piel expuesta. Fue en ese instante que ella se detuvo en seco, se le subieron los colores al rostro, se llevó las manos a la cintura y comenzó a temblar.

—¿Qué te sucede, Berly?

—Olvide ponerme mi ropa interior.

Aldus no pudo evitar estallar en hilarantes carcajadas ante la confesión sincera de su amiga. Por el resto de la velada, ella tuvo que usar discretamente su mano para evitar que la falda de la gabardina se levantara, ante las burlonas carcajadas de su amigo. Por esta razón, él tuvo que llevarla a un restaurante de calidad, en parte para pedir perdón. Pero sobre todo, para que ella pudiera acomodarse la ropa a sus anchas y ambos pudieran disfrutar del resto de la noche de una velada tranquila y romántica, tal como se supone que debe ser en este día.



Carlos "Somet" Molina

Mi lista de blogs