Una revista de literatura, donde el amor por las letras sean capaces de abrir todas las fronteras. Exclusiva para mayores de edad.

miércoles, 13 de febrero de 2013

Una pedida de mano muy peculiar




          Este relato es pura ficción, lo que ocurrió realmente ese día, como fue o como no fue o si fue ese día u otro, solo lo saben los protagonistas de esta historia.

Era un día claro, luminoso, de esos que cuando miras por la ventana se te quitan todas las penas. Además iba a ser un día muy especial o así al menos me lo imaginaba desde hacía unas cuantas semanas.

Mientras dormía, mientras me duchaba, mientras trabajaba...mis pensamientos estaban en este día.

Lo elegí por puro azar, una tarde un compañero del trabajo me regaló un cupón y resultó con dinero vuelto con el número 5 y como nunca me había tocado nada, me puso tan contento que decidí que el 5 del mes siguiente sería el gran día.

Y así llegó el susodicho, me levanté el primero y preparé un desayuno de los que nos gusta a nosotros: pan de campo tostadito, manteca colorá y café de pucherete...te sube el colesterol...pero te sube con una alegría en el cuerpo que pa qué...

Bueno, la mañana la pasé medio perdido en pensamientos de quita y pon. Me explico, le diré esto, no, lo otro; me vestiré así, no, de la otra forma; se lo diré aquí, no, allí...total un galimatías tal que llegaría la hora y ni sabría qué decir, ni qué ponerme ni dónde decírselo.

El caso es que ella llevaba todo el día intrigada, incluso algo mosqueada porque me notaba raro...y yo no estaba raro, no, yo lo que estaba era hecho un flan intentado que los pensamientos no se me vieran en la frente pasar con lucecitas rojas como el letrero que hay en contribución para coger turno, vamos...

¡Pues no iba a estar raro, si apenas comí, con el saque que yo tengo!

Y llegó las 5 de la tarde.

Resulta que tanto pensé cómo iba a decírselo- memoricé unas cuantas palabras que casi rimaban para darle un toque romántico, imaginé cogiéndola de la mano y con dulzura poniéndole una alianza de pequeños diamantes que aparté en la joyería hace ya varios meses y fantaseé con besarla apasionadamente hasta dejarla casi sin aliento-, que llegó la hora y se me había olvidado ir a recoger el regalito y por supuesto en pleno verano y sábado, no me iban a abrir la puerta de la joyería ni aunque la echara abajo tirando piedras.

Y llegó las 5 de la tarde.

Ella tomaba un té ojeando una revista, yo, con el delantal puesto fregando los platos –hoy me tocaba a mi- me cogió el toro.

Y tenía que ser a las 5, podía aplazarlo para un poco más tarde, pero como soy tan cabezota, quería que fuera a esa hora.

Y allí mismo, con el delantal puesto, una coqueta pulsera de alambre inventada por mí a la prisa y con los ojos vidriosos como platos, le dije:
 
  • ¿Te quieres casar conmigo?

Y se lo dije tan bajito que ella siguió leyendo y yo esperando la respuesta.

Creí morir. ¿Será que no quiere? ¿Me estará gastando una broma? ¡Ya no sabía qué pensar!

Y le repetí, ahora con más fuerza en la voz – demasiada -, no calibré la verdad:
 
  • ¡¿Te quieres casar conmigo o no?!
  • ¿Pero qué dices Antonio, me lo puedes repetir?- dijo ella con esa dulzura que la caracteriza.

Y yo, con la pulsera de alambre en la mano, el delantal puesto y la voz más temblorosa aún, le repetí.
 
  • ¿Te quieres casar conmigo?                   

Y ella, no echó cuenta a la pulsera, ni al delantal, ni escuchó mi corazón galopando, sólo me miró a los ojos como la primera vez que la conocí, acarició mi rostro con sus manos y me susurró al oído:
 
  • Te amo, te amo como jamás nadie te ha podido amar.

Me mordió con suavidad el lóbulo de la oreja y siguió diciendo:
 
  • Sí, sí quiero. Quiero estar a tu lado hasta que nuestros cabellos sean plateados, nuestros nietos hayan crecido y el que está arriba nos guiñe un ojo y nos llame para estar a su lado.

Y ahí fue cuando la besé, con tanto amor que quería demostrarle en ese gesto que perdimos el equilibrio y terminamos en el sofá riéndonos como críos.

Ese fue mi día 5 y aunque en ese momento no le dije bellas palabras, las tengo escritas y dicen así:
 
 
Cuando la luz de las estrellas
 
te miren de reojo
 
piensa que te estoy amando.
 
Cuando la espuma del mar
 
bañe tus pies
 
recuerda que siempre estaré a tu lado.
 
Cuando la música de una caracola
 
suene quedamente en tu oído
 
no olvides que soy yo el que te está llamando
 
para decirte sin palabras que TE QUIERO
 
para cantarte sin música que TE ADORO
 
y para escribirte sin letra que TE AMO.
 
¿QUIERES CASARTE CONMIGO?
 
 
Por:
Nurya Ruiz

4 comentarios:

  1. Me gustó mucho, sobre todo la primera parte, qué tiene un toque de humor.

    ResponderEliminar
  2. Por partes, Nuria. El dibujo es de lujo, encantador. El relato, completísimo. Ese aire andaluz que destilas, lo inunda todo. Arte, gracejo y literatura. El mensaje, cómo casi todo el mundo quisiera que fuera (habrá alguien que le guste otro final...). A mi me ha gustado todo, de principio a fin. Felicidades

    ResponderEliminar
  3. Es un relato muy completo y muy bien compuesto Nurya. Más la forma traviesa en que la mujer acepta. Estuvo genial.

    ResponderEliminar
  4. Lo que más me gusta de este relato es que, aunque no sé cuándo fue la pedida, mis padres se casaron precisamente un 5 de mayo, el cinco del cinco. Casualidades de la vida, jaja.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros comentarios.

Mi lista de blogs