Una revista de literatura, donde el amor por las letras sean capaces de abrir todas las fronteras. Exclusiva para mayores de edad.

martes, 22 de abril de 2014

El libro




La sala de espera estaba desierta, se sentó y se puso a leer un libro de bolsillo. Pronto se sintió inmersa en aquella historia y no se dio cuenta cómo la estancia se iba llenando de gente. Salió la enfermera y comenzó a decir los nombres de los pacientes que habían de pasar; pero ella seguía leyendo y no se inmutó. Uno a uno fueron entrando a la consulta hasta que al final sólo quedaba ella. La enfermera, con su mirada fija en aquella señora, le habló:


      —Señora, señora...


La enfermera increpaba a aquella mujer completamente invadida por el libro. Al no contestar, decidió acercarse. Le tocó el brazo y fue entonces cuando reaccionó:


—Pero, ¿qué?

—Ya han entrado todos los pacientes y usted sigue aquí.

—¡Ah!, ¿es que había más gente?

—Claro, la sala estaba llena. Usted, ¿no va a entrar?

—Sabe qué, volveré otro día; ahora sólo me interesa acabar esta historia y averiguar el final.


          La enfermera se quedó perpleja y la mujer desapareció.




4 comentarios:

  1. Bueno, parecería una obra de ficción pero... a mi me ha pasado, pero en los autobuses. Estoy tan absorto que llego a la primera parada y me pierdo. Gracias Carmen.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Carlos por tu comentario. Es que sin los libros no seriamos nada; aunque también hay que estar pendiente de otras cosas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Ciertamente tienen ese poder de hacer que nos involucremos en ellos cuando la literatura es buena, y una que otra vez me han hecho no dormir por no quererlos cerrar! buen relato Saludos!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros comentarios.

Mi lista de blogs