Una revista de literatura, donde el amor por las letras sean capaces de abrir todas las fronteras. Exclusiva para mayores de edad.

jueves, 13 de febrero de 2014

Porque quiero que merezca la pena…






Porque lo Imposible seguirá marcando mis pasos
aunque duela,
aunque sangre la herida abierta que el corazón sufre.
Sí, lo sé,
¿qué hacer?
¿cómo actuar?
¿cómo sanar la herida con apósitos de Posibles?

Y  rebusco entre tus palabras
intentando recabar el auxilio
que protejan mis torturas,
pero no hallo respuesta que mitiguen mis angustias.
Tan solo una vez,
una vez sola, escuché tu voz que me trajo el viento,
desde lo lejos, desde las montañas nevadas
que rozan con sigilo las alturas del cielo:
¡Merece la pena ver amanecer
aunque solo sea para ver este cielo!!!
Y me reconfortaron, en un sigilo, el alma…
Y me aplacó la furia de los deseos encubiertos…
Y restableció el orden en mi mundo incierto…

Pero, no,
ahora dejaron de ser válidos,
caducó tu gran deseo…
Porque  no me vale…
Porque se me hizo egoísta tú presencia,
tus palabras al oído,
bailar contigo en la anochecida
acompañados del silencio…
Recorrer los senderos apoderados del frío,
escuchando embelesada  tus palabras,
o en silencio, no importa…
Formar parte de tus desatinos,
¡qué me quieras!
¡Qué te mueras si no estás conmigo!...

¿Ves?
triste de mi egoísmo.
Triste en lo que se han convertido
aquellos  incipientes sentimientos.
Ésos que ya no manejo,
porque ya soy manejada,
porque me controlan el alma..
Ya  el Imposible  se cambió de senda,
ya se disfraza,
anhelando convertirse en el Posible deseado.

Porque ya no me sirven tus palabras:
¡Merece la pena ver amanecer
aunque solo sea para ver este cielo!!!

Porque ahora ambiciono este lamento:
¡Qué merezca la pena ver amanecer,
tan sólo, si es contigo, a tu lado, a tu vera,
para poder apreciar la belleza de ese cielo!!!

  

Angustias de las Cuevas

19 comentarios:

  1. Hay momentos en que uno se pregunta porque hace las cosas. Un gran juego con las palabras pone este pensamiento en frente del espectador que lee la poesía. Gracias Angustias por tus palabras.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. La fatalidad. La impotencia de no poder cambiar, retener, a la persona que se ama. Deja solo palabras e imágenes que nos habitan el espíritu… gracias, María.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por tu comentario Antonio, sí, impotencia, desesperanza, dolor....

    ResponderEliminar
  8. Gracias Cristian, gracias por tu comentario...Saludos!!!

    ResponderEliminar
  9. Ciertamente da que pensar, entre el juego de lo que se quiere y lo que se puede, Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, de lo que se desea y de su imposible...Gracias Juan Flores...
      Saludos!!!

      Eliminar
  10. Como dice Juan arriba, este poema nos habla de esa brecha-abismo, a veces-que suele existir entre el DESEO y lo POSIBLE. Muy buena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto..., del dolor que provoca...
      Saludos y gracias por leerla Gontxu.

      Eliminar
  11. Muy bueno Angustias, me ha encantado lleva un ritmo genial y el tema muy bien tratado. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que te ha gustado. Gracias por tu comentario...
      Saludos Jose González...

      Eliminar

Gracias por dejar vuestros comentarios.

Mi lista de blogs