Una revista de literatura, donde el amor por las letras sean capaces de abrir todas las fronteras. Exclusiva para mayores de edad.

jueves, 13 de febrero de 2014

Aniversario











La luna llena brilla en un cielo de noche clara y apacible. Es una gigantesca esfera que se refleja sobre las aguas del mar. Su brillo crea la ilusión de formar un camino de plata celestial que se pierde en la distancia. En uno de los numerosos bungalós de la laguna, Martín esta con su gran amor, la que es su esposa desde hace cinco años. Ellos están tristemente esperando que el majestuoso Sol vierta sobre el Océano Pacífico los radiantes rayos de luz que anunciarán la llegada de un nuevo día y el fin de su estadía.

Mirando con nostalgia las aguas mágica que rodean Tahití, con el monte Otemanu levantándose como un mudo testigo de su inmenso amor. Ellos sienten la proximidad de la amarga espera que pronto volverá a comenzar.

Martín e Iris vienen todos los años durante el período de luna llena más próximo al día de San Valentín, el día de su aniversario. Martín siempre alquila el mismo bungaló, es uno de los que se encuentran más retirados de la orilla y que está asentado en dirección del centro de la laguna, el mismo que utilizaron para casarse, el mismo donde se conocieron cuando ella nadaba bajo sus pilares, retorciendo mágicamente su cuerpo entre las piernas de madera que sostienen la estructura, mezclándose con los peces que la acompañaban aquella noche de luna llena. Martín quedo instantáneamente hechizado con su belleza, con su hermoso color bronceado que comparten muchos de los habitantes de las Polinesias.  En aquellos días Martín se encontraba en la isla realizando un reportaje sobre destinos exóticos. Sumergido en su trabajo él no esperaba encontrar el amor en ese lugar, un amor extraño y único.

"Me encanta estar aquí contigo." La voz de Iris se funde con la melodía de las suaves olas que se mueven lentamente en la superficie.
"Es un lugar hermoso, deseo que podamos hacerlo más de una vez al año."
"Yo también lo deseo, pero sabes que es imposible. Es muy difícil para mí estar fuera del palacio, incluso por estos pocos días."
"Sí, lo sé. Tienes muchas responsabilidades. Eres la heredera al trono y tienes una enorme cantidad de deberes que cumplir. Además, también sabes cómo se pone tu padre cada vez que vienes a verme. Se enfurece mucho. No le agrada que estés conmigo."
"Eso es cierto, pero de todos modos él siempre está enojado, es su naturaleza, por lo menos te ha aceptado. Bueno, más o menos."
"Olvídate de tu padre y vamos a disfrutar de este último momento. Esta es la última noche con una luna llena resplandeciendo en el firmamento y pronto tendrás que volver al palacio."
"No me lo recuerdes." Iris pone su cabeza sobre el hombro de Martín.

Martín toma una copa de vino y se la pasa a Iris, ella la recibe gustosamente.  Él toma la otra copa y brindan por su felicidad. Beben las últimas gotas mientras la luz naranja del sol comienza a aparecer en el horizonte.

"Cada año esta vista me parece increíble, pero también me produce tristeza."
"A mí también, porque es hora de que partas." 
"Ya es hora. Espero que algún día mi padre te permita vivir en el palacio conmigo."
“Tu padre nunca permitirá que eso ocurra.”
“Tengo esperanzas de que cambie de parecer tan pronto vea a su nieto.”

Martín la mira sorprendido.
“Sí mi amor, vamos a tener un hijo. Puedo sentirlo, es uno de mis dones.”

Se besan. Largo y apasionado. Se despiden con lágrimas en los ojos. Iris se lanza del bungaló y desaparece en las aguas cristalinas del profundo mar, siguiendo la ruta trazada por la luz de la luna, la cual ya comienza a sucumbir ante la llegada del amanecer.

"Hasta el próximo año, mi amor."


E. N. de Choudens


12 comentarios:

  1. Las relaciones interraciales siempre son conflictivas. Una historia fantástica con uno de los elementos de nuestra mitología. Muy bueno Choudens, gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carlos, como dices, conflicto plasmado por una relación diferente.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Bonito relato. El sol sobre las casas palafitadas....Hermoso

    Cristian

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cristian, un poco de magia para el amor.

      Eliminar
  3. Que decir... me sentí allí. esa magia que produce la palabra cuando se describe, acertadamente, un escenario...

    ResponderEliminar
  4. Gracias Antonio, tal vez mi descripción se deba al deseo de estar en Tahiti por algunos días. De seguro es un lugar mágico.

    ResponderEliminar
  5. Un relato mágico en un escenario mágico, felicidades

    ResponderEliminar
  6. Gracias Faustino. La magia de la naturaleza y el amor.

    ResponderEliminar
  7. UN AMOR SUFRIDO LLENO DE MUCHOS OBSTÀCULOS POR LOS PREJUICIOS SOCIALES pero que no muere, vive aferrado a la espera de cada nuevo encuentro. Gracias por compartir.

    TRINA

    ResponderEliminar
  8. Un giro moderno -y con un paisaje paradisiaco que nos transporta-a la historia de La Sirenita. Muy original.

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno , y las descripciones geniales me ha encantado. Enhorabuena amigo

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros comentarios.

Mi lista de blogs