Una revista de literatura, donde el amor por las letras sean capaces de abrir todas las fronteras. Exclusiva para mayores de edad.

jueves, 13 de febrero de 2014

Amar




Crucé tan rápido los caminos
que mis pies se ataron al cielo
...te buscaba sin descanso
y te encontré atada en mi destino.

Me encerré con tanta fuerza en tus ojos
que aprendí a ver el mundo de otra manera
se hizo azul la tierra, las nubes... las estrellas
y se quedaron las hadas casi ciegas.

Paseé hasta tan adentro de tu corazón
que decidí no volver jamás
compartir mi mundo... amar al tuyo
hasta dormirme en tu latido...
y juntos hicimos nuestro escudo.

Y abracé tu alma con tanto amor
que dejó de importarnos el reloj...
gravé tu nombre en la música de mi motor.

sssssss... silencio... silencio...
 sí... sí... es verdad
...oigo los susurros de la eternidad.


© Jose González

12 comentarios:

  1. El amor siempre es motor de las grandes decisiones y revoluciones. Mueve y calla sin control. Gracias Jose por tus palabras.

    ResponderEliminar
  2. bueno esa metáfora de los ojos azules es muy buena, gracias por compartir...

    ResponderEliminar
  3. Un placer leer este hermoso poema que se convierte en una fuente de espiritualidad, gracias por compartirlo.

    TRINA

    ResponderEliminar
  4. el amor siempre evoca nobles sentimientos, Saludos!

    ResponderEliminar
  5. JOSÉ: Oajlá yo pueda algún dia conocer a alguien que me despierte todas esas cosas! Muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con paciencia todo se encuentra, Un abrazo Gontxu.

      Eliminar

Gracias por dejar vuestros comentarios.

Mi lista de blogs