Una revista de literatura, donde el amor por las letras sean capaces de abrir todas las fronteras. Exclusiva para mayores de edad.

miércoles, 22 de enero de 2014

La última tarde



Eran los últimos  caracoles que comería en su vida. Estaba atrapado en los silencios de la vida y sentía una felicidad extraña, la de la última voluntad.

Ese excelente olor no casaba con esa habitación, llena de silencio, de almas derrotadas a su alrededor.

Temblaba el cielo, las lágrimas saltaban hacia dentro y el murmullo de un adiós silbaba en la ventana. 
Se moría el Sol.

Comió, comió hasta hartarse, mientras el dolor  se hacía intenso y fuerte, su  alma se descosía poco a poco de su piel, se desgarraban los recuerdos  y los sueños se quedaban tumbados en su estómago.

Pasó la tarde, lloró, casi hasta vaciar su alma. La luna empezaba a nacer.
Silbó el viento y  su cuerpo se quedó vacío, subieron las nubes por su cama y el cielo vino a buscarlo.

©Jose González

19 comentarios:

  1. Que hermoso relato!, lo disfrutè, se identifica mucho con mi forma de redactar. Corto, preciso, conciso, con ideas secuenciales y a pesar de ser de contenido triste y tràgico como todo lo que deja la muerte, se expresa con una sutil elegancia. Felicitaciones.

    Trina Leè de Hidalgo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Trina me alegra mucho que te haya gustado. Un abrazo

      Eliminar
  2. Bueno. La muerte por caracoles no viene por la intoxicación propiamente, pero siempre ha sido el deseo del ser humano saber que pasa después, al dar el paso. Gracias Jose por tus palabras..

    ResponderEliminar
  3. Es el último momento del último suspiro. Intenso final el que nos propones. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la vida es una intensidad, Gracias Faustino. Un abrazo

      Eliminar
  4. Si yo muriese ahora pediría unos caracoles y una copa de vino. Sentiría ascender la noche por los resquicios de la estancia y, dormiría, con la idea fija de lo que quiero soñar… si pudiese claro decidir conforme a mis últimos momentos… gracias por compartir…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustó mucho tu comentario Antonio. Un abrazo

      Eliminar
  5. La muerte es siempre un misterio, a veces da tiempo de despedirse otras, simplemente llega y se lleva a la persona, la he visito en esos dos momentos, por desgracia no he visto que sea en completa calma, buen relato, definitivamente me deja pensando como quisiera que me llevara, saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Juan, la vida es así, efímera y pasajera. Un abrazo

      Eliminar
  6. Profundo relato sobre esos últimos momentos de nuestras vidas, disfrutando su ultima voluntad, esperando entre lagrimas la llegada inevitable de la muerte. Es excelente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te gustara Efrain, está basado en un hecho real que se me quedó grabado. Un abrazo

      Eliminar
  7. Me ha dado hambre.

    Que el cielo nos pille saciados.

    Amén.


    María José Cabuchola Macario

    P.D. Estoy de broma. Je, je, je. Es que me ha gustado mucho, ¡caracoles!

    ResponderEliminar
  8. Triste pero muy bello. Te felicito por tu texto, compañero. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros comentarios.

Mi lista de blogs