Una revista de literatura, donde el amor por las letras sean capaces de abrir todas las fronteras. Exclusiva para mayores de edad.

martes, 21 de enero de 2014

El poeta



El poeta despierta

el silencio es enorme

la tranquilidad completa.


El poeta se pregunta

"¿y la musa?",

la busca desesperado,

quizá temiendo que al fin ,

ella lo haya abandonado.


El poeta grita,

avienta botellas,

rompe papeles,

mas la musa ¡no aparece!.


Con las manos en su cabeza

el poeta llora y solloza,

"¿dónde estás musa mía?",

pasan horas y horas.


Y cuando el poeta

siente la soledad,

y el gran vacío en él

casi dispuesto a perecer,

suplicando al cielo

que vuelva ¡la musa!.


Debajo de una hoja

la musa se despereza,

se talla los ojos

y los abre poco a poco.


Mira al poeta en sollozos,

ella se acerca despacio

y le susurra al oído

dándole una colleja,

"anda ya malcriado

que es hora de trabajar".


Juan M Flores

9 comentarios:

  1. Jaja! Bueno, la verdad es que hay que mantener activa a la musa, sea como sea. La mejor forma de saber si uno está hecho para las letras es escribir sin inspiración. Ahí se conoce de lo que uno está hecho. Esta muy bueno el poema, gracias Juan, me has sacado una sonrisa con un género que no es del todo de mi gusto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas Gracias Carlos, a veces me gusta quitarle toda solemnidad a mis trabajos, hacerlos algo más divertidos, en este genero con en todos se vale, y un placer que te haya gustado!

      Eliminar
  2. Bueno Juan, menos mal que al final apareció. Mal negocio si nos abandona. Ten fe siempre en ella. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La fe no desaparece aunque a veces se tome sus vacaciones regresa y nos sorprende! Un abrazo.

      Eliminar
  3. Me gustó mucho, a veces cuesta encontrar las musas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno, y el final desternillante...

    Cristian

    ResponderEliminar
  5. Ja, ja, ja, ja me ha provocado una carcajada ese final, pero hay algo en lo que no estoy de acuerdo, y es en ese empecinamiento de tu poeta por ponerse a trabajar y hacer, "a la fuerza", sacar de sus entrañas y su inspiración esa musa. Aunque sí me ha gustado mucho ese momento en que le aparece la inspiración, entre sollozos, tristeza infinita, sentimiento en el que un poeta cae preso de emoción y siente ganas de escribir, porque es su momento de mayor inspiración: la tristeza. No... ¡Si al final valdrá de algo ponerse cara al papel y empecinarse en escribir! Una cosa es segura... Y es que mejor hacer eso, intentarlo, que no hacer nada ;)

    Muchos abrazos,


    María José Cabuchola Macario

    ResponderEliminar
  6. Precioso poema, amigo. Te felicito por tu sensibilidad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Divertido y cierto, el poema nos recuerda todas esas veces en que los escritores pierden la musa y necesitan un tiempo para recuperarla. La inspiración puede ser elusiva pero los escritores somos perseverantes y tu lo as expuesto muy bien y como dices, la musa a regresado hay que ponerse a trabajar.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros comentarios.

Mi lista de blogs