Una revista de literatura, donde el amor por las letras sean capaces de abrir todas las fronteras. Exclusiva para mayores de edad.

sábado, 21 de diciembre de 2013

Otra Navidad.


Victoria está encantada: llega la Navidad y su casa se llenará de gente. Faltan solo tres días para que comiencen a llegar: primero, su hija con su marido y sus tres encantadoras nietas, de siete, cinco y cuatro años, tres angelitos que dan alegría al pacífico hogar junto a sus otros cuatro nietos, hijos de su hijo, con sus carreras por el pasillo, sus juguetes colocados para que en el momento menos pensado tropiece alguno y se estampe contra cualquier esquina y con sus estrepitosos gritos. Por cierto, tiene que ir al trastero y coger los sacos de dormir para los niños, que se imaginan acampados en el salón durante la noche. Ellos, felices y sus padres también, de los que empieza a sospechar que están aquejados de una grave sordera, porque no se levantan ni de broma, al contrario que las niñas, quienes gozan de un oído muy fino y lloran como condenadas, asustadas por sus primos. Su hija duerme a pierna suelta aprovechando que su mamá, o sea, ella, está atenta a todo lo que pasa, porque su yerno, ¡pobrecito!, debe descansar sus, al menos, ocho horas, ya que sufre de los nervios y los tapones son un buen invento para no enterarse de nada.

          Victoria piensa tomárselo con calma, que para eso estuvo pagando al psicólogo un mes y no están los tiempos para tirar el dinero. No es para tanto; el trabajo es compensado por la alegría de reunirse todos a comer como animales.

          Pues sí, hoy irá tranquilamente al supermercado a comprar todo lo necesario, que no falte de nada es imprescindible para poder estar relajada; así que ya tiene una libreta de veinticinco hojas llena de anotaciones. ¿Tendrá además que sacarse el permiso de conducir para manejar los diez carritos que calcula llenar?

          Como es muy previsora, se levantó a las siete de la mañana, después de haberse acostado a las cuatro: el árbol, el belén y los adornos ya los había ido colocando poco a poco días antes, pero faltaban algunos detalles de los que no se puede prescindir en estas fechas: un Papa Noel que escala por la ventana y que la dejó sin aire de tanto soplar para inflarlo; dibujos de nieve en los cristales con la ayuda de una plantilla, que parecía tener vida propia,…

          Cada vez se siente más animada. Cuando llegue de la tienda, al cabo de unas tres horas, meterá la comida en el frigorífico, congelador, armarios, cajones y el suelo, en donde ya ha situado unas cajas de cartón en lugares estratégicos de la cocina, para poder moverse como una bailarina de ballet apoyada en la punta de los pies y así poder guisar cómodamente durante siete días y siete noches. Esto le recuerda que también debe bajar del trastero las tablas para colocar encima de las mesas y disponer, de esta forma, de una mesa grande y larga. El problema es que hace frío y, para que quepa, tendrá que abrir el balcón.     Resuelto: pondrá un calefactor debajo y los más calurosos que coman y cenen al aire libre. No sabe cómo estirar más su piso.

          También ella debe aparecer resplandeciente. Es impensable que la anfitriona presente signos de cansancio o desánimo, así que el día anterior a la llegada irá a la peluquería y después se levantará antes para maquillarse y vestirse para recibirlos.

          Hacerlo todo sola le da una sensación de independencia y valía; seguramente sus hijos quieren que aprecie por sí misma todo lo que vale, pues a ninguno se le ha ocurrido ofrecerse para echar una mano, además de que viven fuera, en otra ciudad, y, claro, invitarla a ella y a su padre a alguna de las dos casas hubiese sido una faena, por eso de que los viajes agotan. Muy considerados.

          Tal vez Humberto, su marido, sienta lo mismo al pasarse en la oficina desde la mañana hasta la noche, haciendo horas extras para sufragar todos los gastos que se les echan encima.

          Victoria mira el reloj de pulsera que tiene en su muñeca desde que se casó y se da cuenta de que ha perdido mucho tiempo pensando: ahora tiene que ir a las carreras para que le dé tiempo a todo; pero… una luz, la luz de la Navidad, se cuela en su cerebro. Esboza una sonrisa, se pone la gabardina y unas botas y en diez minutos está delante del despacho de su marido, que la mira asombrado con sus ojos cansados.

          —¿Ha pasado algo?—le pregunta asustado.

          —Tranquilízate—le contesta con dulzura—. Todo va a ir muy bien.

          —Tienes mala cara— Observa él.

          —Y tú—apostilla ella.

          Los dos se miran en silencio durante unos minutos, hasta que Humberto reacciona:

          —¿Qué estamos haciendo, Victoria?

          —Dejarnos la piel por una reunión sin más significado que comer y regalar.

          Él asiente con un aire de tristeza. Ella lo abraza y le dice con decisión:

          —Vámonos, cariño. Celebraremos estas fiestas los dos solos.

          —Pero, ¿qué pasará cuando lleguen y no nos encuentren?

          —Les he dejado una nota.

          “Os dejamos la casa para vosotros; solo tenéis que comprar lo que os apetezca, pero con vuestro dinero, porque papá y yo nos vamos a un hotel a descansar y a celebrar la Navidad cómo nos gusta. Felices fiestas y próspero año nuevo”.

 

Carmen Novo Colldefors
 

12 comentarios:

  1. Una forma interesante de reactivar una relación. Un alto divertido y caótico en medio de una celebración. Muy bueno, Carmen. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Carlos:). Me alegro de que te haya gustado.

      Eliminar
  2. Me gusto la forma en que se mueve el relato, desde una animosa y ansiosa esperada reunion familiar hasta una celebración a solas entre los padres. Percibí algo del desenlace cuando nuestra protagonista comenzó a mencionar sarcasticamente el porque su casa era el punto de reunión, el porque sus hijos no la invitaban a ellos (los muy considerados), el como su marido tenia que trabajar horas extras. Definitivamente que pasar una como uno desea es magnifico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Efrain! Las navidades desde fuera pueden parecer bonitas, pero a muchas personas les agobian por el trabajo y el trajín que conllevan.

      Eliminar
  3. Agradable relato con un fin sorpresivo y lògico: hay que pensar en un@ tambièn, descansar de tanta dedicaciòn y responsabilidad que para ello queda el resto del nuevo año. Un placer leerte.

    TRINA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Trina! He querido resaltar el aspecto negativo de las navidades, pues a veces -por eso de la tradición- en vez de una fiesta se convierten en una pesadilla.

      Eliminar
  4. Excelente y sorpresivo final para un relato tan agitado que por cierto ya me estaba empezando a agitar. Felicidades Carmen por mostrarnos esa faceta de estas festividades de esa manera tan original y critica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Hollman Barrero! Me has hecho gracia con la agitación, pero, la verdad, es que la pobre Victoria lo estaba bastante: era no parar.

      Eliminar
  5. Me gustó bastante , el final me ha sorprendido mucho. Enhorabuena un gran relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, José! Me animáis con vuestros comentarios:).

      Eliminar

Gracias por dejar vuestros comentarios.

Mi lista de blogs