Una revista de literatura, donde el amor por las letras sean capaces de abrir todas las fronteras. Exclusiva para mayores de edad.

lunes, 21 de octubre de 2013

Los encuentros




Al encuentro nos vamos

porque es deseo constante

hacer muchos amigos

y estrecharse las manos.

Es parte de la vida

para ser integral,

el encuentro es la puerta

que nos convida amar

y se vuelve anhelado

porque siempre hace falta

tener alguien al lado.

Es luz de la esperanza,

cúmulo de ansiedad,

también paciente espera,

llama en la oscuridad.

El inicio en la vida,

la participación,

mayor felicidad,

hasta procreación,

La razón del aumento

en nuestra humanidad.


Trina Leé de Hidalgo

 

6 comentarios:

  1. Que bonita, y sin embargo, que distinta es la idea de este poema de una gran frase que escuché una vez a la grandísima Chavela Vargar: "Soledad es libertad, y nosotros somos libres, y así me voy a morir, libre".
    Y libre se murió. Ahí dejo la reflexión. Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Juan por tu acertado y agradable comentario, eres muy gentil.

    TRINA

    ResponderEliminar
  3. En este mundo sin sentido, muchas veces debemos recordar que no podemos estar solos. Tu poema es una oda a un mundo que está desapareciendo lentamente. Esperemos tener más encuentros y uniones a futuro, para conservar nuestra humanidad. Gracias por tu relato Trina.

    ResponderEliminar
  4. Muy bello! A veces como lectora se me olvida dejar los libros a un lado y tocar algunas puertas.

    ResponderEliminar
  5. Es muy cierto que la ESPERANZA tambien trae implicita ANSIEDAD consigo. Muy bello poema,

    ResponderEliminar
  6. Bonito, muy bonito, esos encuentros que nos transforman como personas y siempre nos provocan "el inicio" de algo, aunque ya sean personas conocidas... Pero, como poetisa, y si no es mucha molestia, puntualizar en una de las rimas: anhelado y lado. "Anhelo" me provoca más musicalidad, y una palabra que estuviera en consunancia con "anhelo" quedaría muy bonita. Es solo una idea que me ha venido mientras lo leía.

    Un abrazo,


    María José Cabuchola Macario

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros comentarios.

Mi lista de blogs