Una revista de literatura, donde el amor por las letras sean capaces de abrir todas las fronteras. Exclusiva para mayores de edad.

lunes, 21 de octubre de 2013

A la negra.



Aquí os presento a la Negra,

la morena de mi copla,

con esa pinta que tiene

deja tal sabor de boca,

que por mucha que se beba

toda te parece poca;

tanto es así, que en el vaso

no suele quedar ni gota.

¡Vaya, amigo! ¡Qué cerveza!

que por mucha que te bebas

no se sube a la cabeza,

hasta hoy no había forma alguna

de encontrar cerveza que tuviera

tan espesa y gustosa la espuma.

Espuma que en el vaso dura,

espuma blanca de amargura,

espuma que no para,

no hay manera, cuando desbordando

baja del vaso por la ladera,

espuma que gusta ver

cuando ya te la has bebido

aun pegada en la pared.

Si debo dar mi opinión,

por hacer un juicio justo,

digo que no te la bebas

pues puedes morir de gusto.

Voy a beberme otras dos

en lugar de beber una,

así se ahogan las penas,

¡Otra caña de la Negra!

¡ponme también aceitunas!

¡Y de paso... lo que venga!

 

 
Mariano Padilla Bayonas

6 comentarios:

  1. ¡Me ha encantado! Por fin alguien le dedica un poema a la cerveza, aunque precisamente la negra no es de mis favoritas, soy más de rubias y tostadas, pero definitivamente, me han conquistado con esta idea tan maravillosa. Me quito el sombrero, compañero.

    ResponderEliminar
  2. Mariano Padilla Bayonas23 de octubre de 2013, 17:47

    Gracias Juan por el comentario. Es una cerveza familiar y artesanal y si pudiera invitarte a una, cambiaría de opinión.

    ResponderEliminar
  3. Que sed me dio tu relato, Mariano. Brindemos por un excelente relato. A mi me gustan las de cuerpo fuerte, como la Guiness. Celebro por tu poema. Salud.

    ResponderEliminar
  4. Mariano Padilla Bayonas1 de noviembre de 2013, 17:42

    Gracias, me gustaría invitarte a una o las que hicieran falta
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. AMO LA CERVEZA NEGRA, BIEN STOUT! Muy original esto de dedicarle un poema a la Cerveza Negra.

    ResponderEliminar
  6. Jajajajaja me he reído la vida leyendo el final... ¡Y lo que venga!

    Lo único malo es que no me gusta la espuma, pero bueno, tendré que probar una negra un día de estos... Me ha dado curiosidad.

    Un abrazo, y un poema muy majo,


    María José Cabuchola Macario

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros comentarios.

Mi lista de blogs