Una revista de literatura, donde el amor por las letras sean capaces de abrir todas las fronteras. Exclusiva para mayores de edad.

sábado, 21 de septiembre de 2013

Escapando del cielo.



Le vi saltar...
y atrapar las nubes con tanta fuerza
que se quedó dormido

Le vi volar...
intentando ser el más veloz
pero el viento lo frenó
justo antes de volver a
mi corazón

Le vi gritar...
con su voz vieja, casi ciega
pero mi nombre quedó mudo
imposible volver a lo material...


Le vi llorar...
y salí a empaparme con su lluvia
salí a mirar cara a cara al cielo
a luchar con él...
pero sólo pude susurrarle en silencio
...te quiero.

José González
 

9 comentarios:

  1. El amor que se nos escapa como el agua entre los dedos, me parece muy tierno este poema.

    ResponderEliminar
  2. El amor y los deseos son algo que es intengible y que muchas veces no podemos sostener. Gracias por tus palabras, José.

    ResponderEliminar
  3. Se pueden hacer múltiples interpretaciones de este poema... en mi caso pienso en los diferentes colores que adornan el cielo: primero veo un atardecer, tras ese atardecer la oscuridad de la noche y una lluvia donde reina la tristeza...

    Un abrazo,


    María José Cabuchola Macario

    ResponderEliminar
  4. Un poema precioso me encantò leerte, gracias por compartir.

    TRINA LEÈ DE HIDALGO

    ResponderEliminar
  5. Tierno poema, el estar presente el la vida de alguien en esos momentos siempre será honor, Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Un precioso canto a la libertad, sentimiento efímero pero trascendental para ser felices. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. El amor es resbaladizo, se escapa fugazmente... como el agua. Es igual de puro, diáfano y transparente que el agua, pero tan escurridizo... que no hay que dejar escapar a cupido, cuando llama a nuestras puertas. Gracias por la belleza de tus palabras.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros comentarios.

Mi lista de blogs