Una revista de literatura, donde el amor por las letras sean capaces de abrir todas las fronteras. Exclusiva para mayores de edad.

viernes, 30 de agosto de 2013

Poema de una Dómina


 
Sentirte mío sin restricciones

dejar mi huella hasta en tus dolores

habitar tu mente noche y día

estar en ti presente, a porfía.
 

Mi gozo no es otro que sentir que me perteneces,

que no hay otra, que soy la única que mereces

y que en ese merecimiento están mis permisos

aunque sean muchos, mis sumisos.
 

Tu Señora, tu dueña, tu modo de vida...

eso soy yo para ti, única criatura divina

a la que venerarás mientras yo lo decida

y te me arrodillarás mientras yo te lo pida.
 

Esclavo de mi piel, sumiso de mi voluntad

y actor de mis deseos hasta mi saciedad,

este es mi rol, ese es mi destino...

y el tuyo el de servirme, con fiel atino.
 

Someterte a mí no te hace un ser inferior,

te hace de mis cuidados merecedor,

de mis placeres el receptor

y parte importante de mi juego demoledor.
 
Autor: David López Rodríguez

5 comentarios:

  1. Un poema de mujeres fuertes. Porque no todo es sentimientos a flor de piel en la vida, a veces es a flor de latex acompañado por la correa. Interesante David.

    ResponderEliminar
  2. Qué excitante es la fuerza de las mujeres, aunque tanto nos cueste a los hombres reconocer que son nuestras dóminas, todas ellas. Gran trabajo, compañero.

    ResponderEliminar
  3. Un buen tema, bien manejado y buen trabajo en las rimas, Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Un poema atractivo e interesante, que huye de estereotipos. El sexo no siempre es solo amor, también hay mucho juego, mucho latex, y emociones fuertes. Un saludo, David.

    ResponderEliminar
  5. No soy de las que piensan que el amor hacia el otro sea como una posesión, pero este tipo de amor, tan sexual, es muy excitante (he de reconocerlo) y me ayuda a ver el amor desde otra dimensión. Te aplaudo,

    María José Cabuchola Macario

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros comentarios.

Mi lista de blogs