Una revista de literatura, donde el amor por las letras sean capaces de abrir todas las fronteras. Exclusiva para mayores de edad.

jueves, 29 de agosto de 2013

Cuando...


Cuando los pensamientos

se ahogan en la garganta

en un intento de escapar de tu boca.

Cuando las palabras se agolpan

una sobre otra en la mente;

por qué no eres capaz de expresar

lo que tu corazón siente.

 
Cuando el corazón late

con ritmo acelerado,

porque desea tanto amarte

sentir los latidos de tu corazón

a su lado palpitar

y se niega a separarse.

 
Cuando me miras a los ojos

quisiera saber que ves en ellos,

tal vez mis ojos chispeantes,

una mirada furtiva con destellos

que se torna opaca

cuando tú a mi lado no estás.


Cuando tu voz me envuelve

con palabras de amor,

tus ojos me enloquecen

con tu mirada penetrante:

tus manos alertan

mis sentidos con tus caricias

mi voz se quebranta

mis ojos fuente de lágrimas...

Cuando no puedo tenerte

mis manos se vuelven temblorosas

por no saber vivir sin ti.


Cuando estás ausente

que ni puedo verte, ni tocarte

ni sentirte, ni tenerte, ni oírte

se apoderan de mi pensamientos

sueños tristes que van y vienen

perdiéndose en la inmensidad

del azul celeste.
 
 

Mercedes Villalobos.

6 comentarios:

  1. Excelente tu poema Merche....me encantó. Bellos matices...sutiles encantos....se hace necesario releerlo mas de una vez para degustar y deleitarnos en tan hermosa composición. Te felicito.

    ResponderEliminar
  2. Un buen poema, con una gran composición, que lo pone a uno a pensar sobre la añoranza y las cosas que nos faltan (especialmente en el amor). Gracias Mercedes.

    ResponderEliminar
  3. Lindo poema, cuando uno ama tanto siempre le tendrá presente en presencia y ausencia.

    ResponderEliminar
  4. Gran poema, me gustó mucho el ritmo y la sencillez un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Mercedes. Un poema genialmente escrito y muy sutil. El amor siempre es atractivo, y más aún cuando su ausencia nos provoca nostalgia... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Mariano Padilla Bayonas18 de septiembre de 2013, 23:42

    Bello poema; entre dos personas puede haber amor, pero también puede haber adoración. Aquí se expresan y se sienten ambas cosas. Enhorabuena Mercedes

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros comentarios.

Mi lista de blogs