Una revista de literatura, donde el amor por las letras sean capaces de abrir todas las fronteras. Exclusiva para mayores de edad.

martes, 21 de mayo de 2013

Trapos




Me siento como un trapo,

tirado a tu lado.

En un tiempo, me sentí parte de tu vida.

Luego, hiciste de tu vida; trapos. 

Tirado a tu lado,

esperando  tu mano.

Comienzo los días por la noche

pensando, en  las noches,

donde lo dimos todo. 

Esperando a tu mano,

que me recoja y utilice

para limpiar lo sucio,

que escondes dentro de tu alma. 

Me siento como un trapo,

esperando.

Soy un pedacito de tu vida,

destrozada por ti.

Yo,

sigo esperando volver a oír tu voz. 

Otra vez en soledad,

cuando los silencios duelen,

más que mil gritos,

por la ignorancia, de no saber nada,

de alguien, del que necesitas saberlo todo.
 
 
Manuel Barranco Roda

 

9 comentarios:

  1. Uf, cuantas veces nos sentimos trapos en brazos de los demás...pero creo que también está en uno no dejarse "trapear". Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  2. Qué cierto. Cómo se siente uno, igual que un trapo, por culpa de un amor no correspondido.

    ResponderEliminar
  3. poema gongorino o garcilasiano, el amor es efímero y el hombre sufre por la amada. muy bueno.

    ResponderEliminar
  4. Una realista visión de un amor muerto a "desplantes". El dolor, hecho poesía. Conmovedor...

    ResponderEliminar
  5. Dolor y ternura en tus palabras plasmadas en un papel. Muy bonito.

    ResponderEliminar
  6. Interesante poema de desamor, ciertamente lo más doloroso, y no saber que carcome las entrañas, aún así le sacas belleza, Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Es un bello y triste poema, el amor desgastado y la desazón de saber que ya nada se puede hacer. Permaneciendo como último grito una pregunta que nunca obtendrá respuesta ¿por qué?.

    ResponderEliminar
  8. Es una forma triste compararse a uno con un pedazo de tela, sin embargo el propósito de tristeza y el fondo de la espera se siente, es intenso y apasionante. Gracias Manuel.

    ResponderEliminar
  9. buena metáfora para llenar la tristeza y la soledad que siente el corazón cunado no es correspondido. Me gustó. Un abrazo

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros comentarios.

Mi lista de blogs