Una revista de literatura, donde el amor por las letras sean capaces de abrir todas las fronteras. Exclusiva para mayores de edad.

martes, 21 de mayo de 2013

La Familia Helviana. La Gran Sacrificadora

—¿Qué quieres decir con que es indetenible?

—Es indetenible, señor. Esa mujer… es un demonio.

Las cosas no estaban saliendo conforme a los planes. Zeknarle sabía perfectamente que ninguna estrategia resiste el primer contacto con el enemigo, pero el terror del soldado al que sujetaba del uniforme escapaba por mucho todas sus expectativas. De pronto, un chirrido retumbó del corredor frente a ellos. De inmediato, las paredes vomitaron enormes lenguas de fuego, que lo obligaron a soltar a su presa. Al verse libre él le dio la espalda y escapó en dirección al atrio del templo; pero la amante de Zeknarle lo mató sin contemplación con una saeta en la espalda.

El chirrido duró por un instante que pareció eterno. Este fue acompañado de sonidos de espada, el crepitar de las llamas y gritos que se ahogaban sin cesar. Al final, cuando las llamas se extinguieron, el silencio invadió toda la fachada; donde junto con su amante y una docena de hombres esperó lo que fuese a salir por la entrada. Fuera demonio o mortal, tenía que detenerlo por su propio bien y el de su carrera.

—Cobardes. Es como nunca hubiesen visto a una religiosa. ¿Qué tan poderosa puede ser?

Zeknarle se volteó brevemente su mirada hacia una enorme litera que esperaba en el atrio del templo, tragó grueso, extrajo su mandoble y con su mano guió al grupo; que rodeo de inmediato la puerta. De pronto, todos observaron la figura de una pequeña mujer que salía por la puerta. Al observarla mejor, todos retrocedieron con una mezcla de terror y sobrecogimiento. Ella estaba bañada en sangre, la sangre de todos aquellos que habían tratado de detenerla. Con firmeza, esgrimía con una mano un enorme espadón. De cabello rojo, fuertes ojos café claro y un cuerpo que mostraba una vida ardua de trabajo, el oficial y su compañera se sorprendieron aún más cuando la reconocieron. Ella era la maestra herrera de la ciudad.

—No puedo creerlo. Yasfryn. Eres una sacerdotisa de la Doncella Oscura.

—Es correcto, maldito. Soy la superiora de la orden de este templo. Voy a hacerte pagar caro por lo que has hecho aquí.

—Dime, como piensas hacerlo, Yasfryn. ¡Somos más que tú! ¡Y estás rodeada!



Ella no contestó. Con orgullo avanzó en medio del grupo de guerreros y sujetó su símbolo sagrado con firmeza. Con una rápida mirada de desprecio abarcó a todos los que la amenazaban con sus armas, acarició el símbolo y repuso con una exhalación —Dama de los Cabellos de Plata… permite a mi voz mostrarle a estos infieles que me rodean el poder de tu Palabra Sagrada.

Nadie pudo reaccionara al escuchar la oración. Un breve destello de color plata que emanó desde su cuerpo alcanzó a todos los soldados en un parpadeo. De inmediato, la mayoría de los soldados que la rodeaban cayeron inertes al suelo, muertos por una dolencia misteriosa que los hizo exhalar su último aliento. Zeknarle, que se sorprendió por la brevedad y el efecto de la oración, trató de retroceder; pero para su horror no pudo moverse. Trató de voltearse hacia su compañera, pero esta tampoco podía moverse, al igual que los que habían sobrevivido a la oración. Con una sonrisa franca, Yasfryn dejó de sujetar el símbolo y exclamó —Tonto… debiste haber investigado el lugar antes de atacarlo con toda tu fuerza. En esta cueva la protección contra hechizos que posees es inútil, mientras que la magia de la Doncella Oscura se intensifica.

Ella avanzó hacia el mercenario que no podía hacer nada para defenderse. Con su mano ella estudió la marca que tenía en su pómulo derecho, que acompañaba un leve rasguño. Esto provocó que su gesto cambiara al enojo y exclamara con elegancia —Parece que encontré al maldito que sedujo a mi hija y la uso para traicionar a la orden… Permíteme pagarte completando el trabajo que ella comenzó.

Ella esgrimió su espada con habilidad y lanzó un tajo rápido de izquierda a derecha sobre la cabeza del ladino. Paralizado, este no pudo hacer nada cuando su rostro fue cortado y su ojo escapó de su órbita. No podía gritar a pesar del horrible dolor que le produjo el acto. No podía verlo con el otro ojo que le quedaba. Con un gesto de desprecio, la mujer apoyó la espada contra el suelo, uso su pie para sacarlo y lo aplastó contra el piso.

Yasfryn tomo su tiempo para observar las nuevas estatuas en la habitación. Todos estaban paralizados por el hechizo que había llevado a cabo. Ella sinceramente se debatía entre si debía matar a los sobrevivientes o perdonarlos; pero estaba de acuerdo en que debía buscar a la promotora del ataque. Era probable que su hija estuviera fuera de su alcance, ya había logrado vengarse del ladino que había aprovechado de ella para destruir el esfuerzo que por largos años había invertido en armar la orden de la Doncella Oscura en la ciudad. Ahora debía ir a la fuente del ataque, a la financista que lo protagonizó. Tal vez al llegar a ella encontraría a su hija.

Mientras la embargaba la incertidumbre y la indecisión; ella se extrañó al escuchar aplausos en el fondo de la atrio, desde la litera. Ella avanzó con la confianza que le daba la espada que tenía en la mano, así como las estatuas que hombres y mujeres aterrados formaban frente a ella. Al llegar al medio de transporte, ella retiró la cubierta y encontró a una elfa oscura que aplaudía muy animada mientras con sus piernas sostenía lo que parecía una peluca plateada.

—Estupendo… no esperaba nada menos de la Gran Sacrificadora. ¿O es que has abandonado ese nombre, tía Yasfryn?

—Ha pasado mucho tiempo, Jhaelxena ¿Qué te trae por aquí?

—Nada en especial, sólo mi trabajo. Debes saberlo mejor que nadie, porque ocupaste alguna vez mi posición. La Reina de las Arañas no tolera otras religiones, mucho menos la de sus hijos traidores. Este lugar apestoso debe dejar de existir, sus seguidores serán sacrificados y todo aquí debe ser destruido para nunca volver a ser usado en el nombre de la bastarda hija de Coronel.

Yasfryn sintió que la sangre le hervía al escuchar la burla de su sobrina. Por esto, sujetó la espada con ambas manos y se dispuso atacarla; cuando su rival tomó con una de sus manos la peluca, la levantó frente a ella y le mostró que era en realidad. Era el rostro amordazado de su hija. Se detuvo de inmediato, lo que motivó una sonrisa en su sobrina—: Sabes, deberías enseñarle mejor a mi prima cuales son las reglas para vivir en nuestra sociedad. Sólo un leve descuido fue suficiente para que nos encontremos en esta encrucijada, eso que has sido la herrera de esta ciudad por mucho más de un siglo. Así que, honorable maestra, usted elige.


Casi sin esfuerzo, la religiosa acomodó el cuerpo de la Berlashalee al frente de ella. Convenientemente atada y amordazada, las lágrimas de la joven gritaban por el perdón de su madre, que las veía a ambas con una enorme incertidumbre. En un movimiento, ella usó un extremo de su látigo para sujetar su cuello con fuerza. Conforme la estrangulaba, su sobrina prosiguió—: Tienes dos opciones, tía. Atacarme a través de tu hija, lo que demostraría que es de verdad la única y poderosa sacrificadora que sembró terror en esta ciudad por medio siglo… o rendirte, lo que me produciría una gran decepción, pero un enorme placer y gloria. Es su decisión, maestra.

La sangre le hirvió a Yasfryn al escucharla. Deseaba acabar con la arrogancia de su antigua discípula y sobrina cuanto antes, atravesarla con su espada y dibujar permanentemente esa corrupta sonrisa en sus labios. Pero eso significaría la sentencia de muerte para su hija, que era usada como escudo. Si se rendía ambas sobrevivirían, pero lo más probable es que serían sacrificadas en honor de la Reina de las Arañas. Si atacaba mataría lo que más había apreciado en su vida, destruiría su último lazo con la cordura y volvería al sendero oscuro que abandonó mucho tiempo.

Dividida entre ambas opciones, el corazón de la mujer se debatió dolorosamente, lo que se mostraba en una confusión e indecisión evidente, porque no sabía el siguiente paso que debía tomar. Finalmente, al observar al interior de su corazón con detenimiento, supo cual era la única acción posible. Con un suspiro ella aceptó la decisión, hizo lo que le dictó su conciencia por primera vez en su vida.



La caída del culto de la Doncella Oscura fue la noticia que invadió la boca y secuestró los comentarios de toda la ciudad durante los siguientes días. Al haber tomado parte en la captura; a las casas de Arabth, Hun’afin y Torrahel, así como a los miembros de los regimientos de la Torre Norte, a todos les fue concedido el honor de desfilar con los prisioneros, el botín capturado y los cuerpos mutilados de las víctimas; así como de presidir las ceremonias de desacración y destrucción del templo en la parte superior de la cueva que dominaba a la ciudad. Todos mostraron su orgullo al recibir el honor y el derecho de desfilar por las principales calles de la ciudad mientras los miembros de las cinco grandes familias de la ciudad no dejaron de observar con envidia el espectáculo.

Las seguidoras del culto, atadas para intensificar su escarnio; fueron escupidas, golpeadas con piedras, maldecidas y cubiertas de toda clase de porquerías. Todas tenían sus ropas rotas, desnudas o en andrajos, recibieron el abuso de la multitud que con odio expresaba su frustración de su vida cotidiana. La estricta guardia en torno de ellas impedía que alguien saltase para acabar con la vida de las prisioneras, porque esto se consideraba un final muy bueno para ellas.

Frente a la enorme estatua de la Gran Sacrificadora, dos prisioneras fueron sacrificadas en el altar eterno del templo, en honor a la digna Reina de las Arañas. Luego, media docena de fieles seglares fueron separadas y enviadas al Coliseo, para el entretenimiento de las masas, para que las bestias salvajes devoraran su carne en honor al público presente, para así conservarlos conservara adormecidos y dóciles. Luego de esto, a la entrada del templo, las cinco matronas principales decretaron que en conmemoración del destacado acontecimiento, a partir de ese día que las tres casas que contribuyeron con sus fuerzas militares y sus recursos para la destrucción del culto se unirían en una sola rama, la Hun’Arabath-Torrahel, lo que crearía un sexto asiento entre las grandes familias de la ciudad.

Los restantes prisioneros ignoraron las complicadas ceremonias políticas, sociales y económicas que se derivarían de esa decisión tomada por el alto consejo de la ciudad. Mientras las familias celebraban, ellas fueron conducidas sin pena ni gloria al interior del magnífico templo de la Reina de las Arañas. Todas se asombraron al observar la estructura mientras ingresaban por el atrio principal y contemplaron con horror la colosal estatua de la sacerdotisa sin rostro, con el puñal de sacrificio cubierto en sangre y el corazón todavía palpitante de su más reciente entrega de devoción a la Reina de las Arañas. Todas menos una.


En el interior del templo, las prisioneras fueron distribuidas en orden de importancia. Últimas en la asignación de celdas debido a su importancia y su peligrosidad; Yasfryn y Berlashalee fueron puestas juntas en un calabozo en el segundo sótano de la mazmorra del templo. Ambas fueron atadas con grilletes de cadenas largas y pesadas a la pared, los cuales comenzaron a brillar en un tono lila fosforescente cuando entraron en contacto con sus cuerpos. Ellas agradecieron esto, porque las golpeadas y maltratadas mujeres pudieron descansar después del largo día; a pesar de que lo único que había para ellas eran un par de camas duras y un bacín para hacer sus necesidades.

Durante un buen rato ninguna menciono palabra. La madre se sentó sobre la cama; pensativa, malhumorada y callada. Su hija, que no se atrevía a darle la cara, porque sabía lo que había hecho; temía la ira de su madre y sus acusadores ojos confirmaban el grave error que había cometido. Finalmente, atormentada por la culpa y la vergüenza, la muchacha afirmó de forma tímida—: ¡Mamá!… ¡Perdóname!

La mirada de Yasfryn fue acusadora y fuerte. Sus ojos se cerraron levemente, su expresión adquirió una seriedad que no había observado nunca. Ella se limitó a conservar las manos frente a su boca, apoyar su rostro sobre ellas y quedarse allí sin responder nada.

Desesperada, la muchacha esperó con impaciencia que respondiera. Sin embargo, atormentada por su silencio, ella exclamó con indignación y furia, mientras la vergüenza la obligaba a arrodillarse a sus pies—: Por favor, dime algo mamá… No me ignores. Dime que me odias, que me odiarás por toda la vida por ser tan tonta. Pero dime algo.

Yasfryn no contestó nada. Luego de contemplar por largo rato a su hija, la abofeteó con fuerza. Luego, escupió a su lado y volteó su rostro para regresar a la postura contemplativa con la que había iniciado su cautiverio.

Grandes lágrimas rodaron por el rostro de la muchacha. Luego de masajearse el cachete por el dolor que le produjo el golpe de su madre, ella se desesperó, se cubrió los ojos con las manos y comenzó a llorar amargamente; abrumada por la culpa, el dolor y la indiferencia de la que había sido la figura más importante en su vida.

Carlos "Somet" Molina

12 comentarios:

  1. Hace poco me ha tocado colaborar en un publicación con un relato de ciencia ficción. Reconozco que no era una temática que me vaya, pero es un mundo fascinante que ahora veo con otros ojos y que me hace valorar aún más tu trabajo. Enhorabuena, Carlos. Lo importante es escribir lo que uno siente, y tú lo haces. Chapeau.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco mucho tus palabras, Juan. La historia se ha hecho más extensa de lo que esperaba. Se que no es un género popular, ni el de fantasía ni el de ciencia-ficción, para el mercado latinoamericano. Lo he vivido en carne propio. Sin embargo es lo que me siento seguro por escribir. En cuanto termine esta historia voy a hacer el cambio al tentenpie que hice el día de San Valentín, pero por ahora debo terminarla. Aunque como dicen, la vida te da sorpresas. Gracias de nuevo.

      Eliminar
  2. un ´genero muy de moda, demasiado largo a mi parecer, pero bien estructurado.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Nuria. Si reconozco que está largo, pero estoy dándole los puntos finales para terminar la historia. Eso si se, es de menos de seis cuartillas. Lol!

    ResponderEliminar
  4. Carlos, es impresionante poder dasarrollar un tema tan complejo como el de la Ciencia Ficción. Tienes caràcter y determinación. Adelante pues.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, esto es más fantasía épica que ciencia-ficción. Trabajo ambos géneros y ambos son impopulares. Gracias por el comentario.

      Eliminar
  5. Muy buen Capitulo, se me hizo muy fluido, y bueno ciertamente es uno de los temas que siempre han gustado, bien desarrollado, Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan, me alegra mucho que te halla gustado. Aquí estamos para mejorar cada día más con las críticas y comentarios. (y)

      Eliminar
  6. Te felicito Carlos, la fantasía-épica es uno de mis géneros favoritos. Me encanta y tal y como lo haces, no lo leo sino que lo veo. Haces entrar en la situación y sentir el momento. Muchas Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sylvia. Es difícil la narrativa de esta forma, más porque se debe armar todo (el ambiente y las situaciones) en lugar de usar mecanismos ya predefinidos. Tus palabras me animan mucho a continuar (por lo menos para darle final). Gracias por todo.

      Eliminar
  7. Muy bueno, Carlos. Me hace enganchar mucho, aunque no me gustaría cruzarme con Yasfryn...Je, je...Este capitulo fue bastante sangriento....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. NADIE quiere enfrentarse a Yasfryn (es un NPC o "Personaje no Jugador" que use para disuadir jugadores en mi tiempo de Maestro del Calabozo en "Calabozos y Dragones"). Se que esta no es la nota de la revista (el relato es más oscuro y crudo), pero me alegra mucho haberlo enganchado. Los próximos capítulos tendrán una mezcla de drama con pelea, pero espero que no se torne demasiado oscuro para la revista. Por lo demás estamos en contacto y gracias por el comentario.

      Eliminar

Gracias por dejar vuestros comentarios.

Mi lista de blogs