Una revista de literatura, donde el amor por las letras sean capaces de abrir todas las fronteras. Exclusiva para mayores de edad.

martes, 21 de mayo de 2013

La Dulce Muñeca.

         A veces la mente juega malas pasadas y nos hace sufrir aún más de lo que ya lo estábamos haciendo. Digo esto, porque hace tiempo, visitando un albergue de esos que hay en las ciudades para los “sin techo”, conocí a una mujer menuda y joven, cuyo corazón rezumaba tanto sentimiento de culpa que su mente parecía no asimilarlo.
El comedor estaba repleto de indigentes en un día de invierno, tan frío como el alma de esta triste mujer.
Era mi primer trabajo bien pagado en la redacción de un periódico local y mi jefe, un gruñón sesentón y achacoso por el tabaco, me había mandado allí a investigar sobre las condiciones en las que se encontraba el local ya que se había recibido algunas denuncias por parte de los vecinos.
Recuerdo, entre sonidos de cucharas, platos, risas y gritos, como me fijé en ella. Mis ojos se cruzaron con los suyos por un momento pero su mirada estaba ausente.
Una mirada verde, clara, limpia y… vacía. No tendría ni 30 años y su pelo enmarañado era de un gris ceniza como los restos de una colilla.
Me extrañó ver a una persona tan joven en aquel sitio.
Me acerqué a ella, creo que no se dio cuenta porque ni se inmutó. El murmullo en el comedor era ensordecedor, el frío helaba el aliento y ella, aunque rodeada de gente, parecía sola en ésa inmensidad.
Me senté a su lado y me presenté.
—¡Hola!, me llamo Ana, ¿y tú?—. Me miró sin verme y siguió comiendo. 
Un viejo de barbas blancas y sucias como la nieve que había acumulada en la calle y ojos inyectados en alcohol, me dijo:
 —No insistas, nunca habla con nadie…está loca…no sabemos su nombre…aquí la llamamos “la dulce muñeca”…— me hablaba entre sorbo y sorbo de comida que se le quedaba en la comisura de la boca. 
En ese momento hice intento de irme. Parece que reaccionó porque me sujetó la mano y me miró de nuevo. Esta vez si me vio.
Sus ojos verdes, sin pestañear, me hablaban sin palabras. Su mano caliente, a pesar del frío, se aferraba a la mía. Sus pupilas se movían mientras me observaban, como si estuvieran leyendo un libro en mi cara y tengo que reconocer que me asustó.
Me aparté de ella en un acto reflejo y me fui como huyendo de un fantasma. Durante el resto del día sólo pude pensar en “la dulce muñeca” y me arrepentí por haberla abandonado de esa manera.
Esa noche, en la cama antes de dormir, me di cuenta que al final no había realizado el trabajo que me mandó mi jefe y que no tendría más remedio que volver al otro día.
En verdad, necesitaba volver allí otra vez.
Quería verla de nuevo. Quería saber qué me quiso decir. Quería, en definitiva, conocerla.  
La curiosidad pudo conmigo. 
Estuve visitando el albergue durante un par de semanas hasta que desapareció. Llegaba con tiempo suficiente para poder hacer mi trabajo y después la esperaba que entrase por la puerta con ese halo especial que sólo tienen las mujeres que no pertenecen a estos ambientes.
Su ropa, aunque vieja, no estaba sucia. Su piel era limpia y clara, se notaba que en otro tiempo estuvo bien cuidada. Su cabeza, siempre agachada con la mirada fija en el suelo como escondiéndose de la gente, como si no quisiera que nadie la mirase, se imponía en una espalda erguida y un paso firme, reminiscencia de una vida completamente distinta a la que llevaba ahora.
Durante los días que pasé junto a la dulce muñeca, compartí pan, pucheros, frutas y alguna que otra sonrisa. Aprendí con ella que a veces los gestos valen más que mil palabras, que una mirada te puede contar más que un diario y que una sonrisa, a veces, alivia enfermedades que los fármacos no consiguen.
Esta mujer me cortaba el pan, me acariciaba el pelo y a veces me miraba de soslayo y sonreía. Yo, ajena a su dolor, le contaba historias del periódico, de mi vida y en definitiva le hice partícipe de mis penas y de mis alegrías. 
No conseguí en esos días ni una frase coherente hasta el día en que desapareció. Observé cómo escribía en una carpetita llena de papeles que guardaba rápidamente cuando me sentaba a su lado.
Un día le regalé un bolígrafo de Betty Boop, ella me dio un beso en la mejilla y con su media sonrisa, me escribió con una bella caligrafía de letras claras como su mirada:
 —Hace tiempo que no busco una mirada amable. La encontré en tus ojos el día que te conocí. Gracias—. 
Se fue, como siempre, sin saber adonde y me dejó allí con una lágrima recorriéndome la mejilla. Pensé en su dolor, en su sufrimiento y el no poder llegar a entender qué tristeza era aquella que le quemaba el alma y que no quería expulsarla y compartirla conmigo. 
Al día siguiente, volví a buscarla entre la gente con la decisión de saber por fin qué era lo que la estaba matando por dentro. Allí estaba, sentada en el mismo banco de siempre, buscándome con su mirada.
No podía saber que ese iba a ser el último día a su lado. 
Mientras comíamos, le preguntaba y le preguntaba y ella sólo huía de mí bajando su cabeza, apoyándola entre sus manos. Pensé que no iba a conseguir nada con aquella actitud y decidí irme, pero antes en un acto instintivo saqué mi cartera para dejarle algún dinero por si lo necesitaba y el destino quiso que se me deslizara sobre la mesa la foto de mi bebé. 
En ese miso instante, no supe qué se le pasó por la mente. Cogió la foto con los ojos sobresaltados, la besó y por primera vez la vi llorar.
Llorar para dentro, llorar sin lamento, llorar sin lágrimas.
Sentí tanto dolor al verla en ese estado que la abracé para confortarla pero me rechazó.
Se levantó apresuradamente, me miró con las pupilas rojas y con la foto aún en sus manos, escuché su voz temblorosa:
—¡Perdóname!— y se fue corriendo entre el gentío dejando una estela de ella en el comedor. 
Cuando reaccioné, me percaté que sobre el asiento se había quedado la carpeta donde guardaba sus escritos y la curiosidad me pudo.
Tengo que decir que voy a transcribir palabra por palabra lo que encontré en algunos de aquellos papeles porque es la única forma de que ustedes y yo, logremos entenderla. 
Después de leer aquello, me desgarré por dentro el corazón por no haber sido capaz de ayudarla a salir de su equivocación.
Quiero que leáis con calma y comprensión las letras de una mujer llena de amor y de odio hacia sí misma y que el destino o lo que fuere, la arrastró al abismo que ella conscientemente, buscó:
“Llevaba el coche casi al límite de velocidad. El acelerador pisado con fuerza, con el mismo desgarro pisaba el freno, la música de Bob Marley me recordaba viejos tiempos, no muy lejanos, y un “may” entre mis labios, me embriagaba con su aroma.
Cerca del puerto fui aminorando la marcha, aunque no la rabia y busqué en aquel vetusto malecón, —donde el mar con su furia convierte las olas en amargas espumas de sal—, un lugar donde descansar mí angustiada alma.
Estacioné mi viejo coche —de color pajizo casi imperceptible en aquella inmensa oscuridad sólo rasgada por los focos de la luz de la bahía—, de cualquier forma y bajé de él.
El aire, frío como el hielo, cortaba la noche. El viento, como en un susurro, murmuraba a mí alrededor. La Luna no quería ni mirarme y me la imaginé enfadada conmigo.
Me senté sobre el impávido cemento muy cerca del mar, respiré hondo, di la última calada y me dejé llevar por su somnolencia.
Mis pensamientos empezaban a divagar evitando el doloroso recuerdo cuando a lo lejos, en el otro extremo del malecón, creí percibir el enfermizo grito de un niño.
No miré, el ruido del mar me confundía.
De nuevo volví a escuchar algo, esta vez fue una inocente sonrisa.
Me sobresalté al ver el cuerpo delgado y quebradizo de un niño que jugaba sin miedo a pie de dique.
—¡¿Qué haces niño!?— le grité aún creyendo que era producto de mi fantasía. 
El niño me miró y se rió de nuevo. Saltaba con piecitos pequeños de un lado a otro. Las olas chocaban con ímpetu y su cabecita esta estaba húmeda por el agua.
—¡Se va a matar!— pensé angustiada. 
Me levanté y asombrada lo observé claramente, su piel era sonrosada y apenas tendría 4 años.
Durante unos instantes no reaccioné, esperé a que por se fuera por sí sólo —ingenua de mi— pero inmune al riesgo, seguía allí jugando.
Busqué en las inmediaciones pero la noche era solitaria y ni las gaviotas del puerto volaban para acompañarme.
El niño, de repente, saltó y cayó tan cera de las olas, que creí ver entre la espuma brazos de hielo que intentaban llevárselo.
Corrí, como si fuera la última vez en mi vida. El viento arreciaba en mi rostro con indiferencia, las piernas me temblaban agónicas y un sudor frío me humedecía la espalda.
Una ola estalló muy cerca, tanto, que nuestros cuerpos quedaron empapados de mar y tristeza.
Llegué a su lado casi sin aliento, él no se movía. Y lo miré. Tenía carita de ángel y sonreía. Estaba mojado, herido y…sonreía.
Lo recogí entre mis brazos. Su cuerpecito, que apenas pesaba, era tan liviano que parecía se me iba a escapar entre mis manos.
Lentamente e intentando ofrecerle el poco calor que me quedaba, nos alejamos del malecón.
Me senté con él en el suelo, recostada en el coche, resguardándolo de Erinias y Euménides que se fueron buceando mar adentro porque yo no los dejé llevarse a “mi niño”. 
El viento dejó de soplar como si se hubiera quedado sin fuerzas, las olas dejaron de gruñir para sucumbir en un mar tibio y sereno, la Luna apareció con sus estrellas como si fueran a una fiesta de gala y la música de la radio del coche sonaba quedamente como si nos llegara de un mundo lejano. 
Sentí que el corazón me dolía de pensar que podía estar muerto. No quise comprobarlo. Y lo mecí, estrechándolo con mi pecho, cantándole una nana.
Lo abracé, como nunca antes lo había hecho con nadie, y lloré, lentamente, angustiosamente y las lágrimas me resbalaban mojando mis estériles labios.
Mientras le acariciaba su cabecita y le susurraba al oído palabras de amor que jamás dije a nadie, el crío abrió los ojos y vi en ellos toda la desolación de la noche. Sus ojos acuosos y grandes como lunas pequeñas me miraban absortos mientras lo besaba en la frente.
Y volvió a sonreír. 
Una vocecita endeble me dijo —¡Mamá!— y un beso de su labios se quedó impregnado en mi piel.
Y entonces lo acomodé en el suelo, me levanté y grité…grité de dolor rasgándome la garganta, me maldije con palabras innombrables y maldije el día en que nací, hasta perder las pocas fuerzas que me quedaban… 
…Amanecí en el asiento del coche con la cabeza apoyada en el volante, la ropa húmeda, la cara helada y la música sonando de fondo.
Me desperté de un sobresalto. La luz del sol cegó mis pupilas ensangrentadas y mis párpados abotargados. La garganta me dolía.
Salí del coche enloquecida buscándolo y no encontré a nadie…no lo encontré a él… 
El día era apacible, radiante. Los barquitos pescaban su monotonía surcando un mar pacífico y ajeno a mí, y te busqué a ti, mi niño y ya no estabas.
De pronto la fuerza del pensamiento me quebró de dolor en el bajo vientre, me arrodillé abrazando mi abdomen y recordando aquella sala blanca, aquel potro y aquel médico de pétreo rostro que miraba a la nada mientras me succionaban la vida de dentro.
Maldije de nuevo. El dolor era insoportable y no podía dejar de llorar. Y una palabra desde dentro de mis entrañas surgió como la lava de un volcán:
—...¡Perdóname!...¡perdóname!...—“. 
            Esto fue lo que leí de entre sus papeles y entonces comprendí…


Sólo espero que donde ella esté reaccione algún día y levante su frente al inmenso cielo, lo mire con sabiduría y comprenda que él ya la perdonó porque no hay mayor castigo que el arrepentimiento y consiga así poder vivir en paz consigo misma.
           —En recuerdo de la dulce muñeca—.
 
 
Escrito por:
Nurya Ruíz

 

10 comentarios:

  1. ESTE RELATO ME ATRAPÒ Y CONMOVIÒ. REFIERE UNA TEMÀTICA QUE DOMINA LA SOCIEDAD y muchas veces, se comete sin remordimiento alguno. La culpa es el peor castigo y la mas implacable sentencia.Felicitaciones.

    TRINA LEÈ DE HIDALGO

    ResponderEliminar
  2. El relato me atrapó desde el primer momento, no se si es una historia real o una real historia, da lo mismo, de igual forma es sobrecogedora y conmovedora. El sentimiento de culpa existe, pero no en todas las personas, conozco personas que han hecho mucho daño y para nada se siente culpables, es cuestión de conciencia nada más. Me ha gustado mucho tú relato..felicidades

    ResponderEliminar
  3. Bravo Nuria, me has sorprendido. Siempre me ha gustado cómo escribes, pero es que con este relato, has echado "el resto". Intenso y emotivo. Podremos estar o no de acuerdo con lo que cuentas en boca de la protagonista, pero dónde existe unanimidad, es en la potencia del relato y en la forma de desarrollarlo. Me ha gustado y mucho.

    ResponderEliminar
  4. Juan Carlos Muñoz22 de mayo de 2013, 22:49

    Cada día escribes mejor Nuria.Saludos

    ResponderEliminar
  5. gracias a todos por vuestros comentarios y a Tino e especial.

    ResponderEliminar
  6. Me gustó el relato, va uno adentrándose conforme se va desarrollando la historia, emotivo y deja en la piel esa sensación de tristeza, me gusto mucho saludos!

    ResponderEliminar
  7. Nuria: Rara vez me conmuevo, pero tu relato realmente me ha tocado una fibra Es trágico y hermoso a la vez, de lo mejor que he leído por aquí. Gracias por hacerme contactar con mi parte sensible.

    ResponderEliminar
  8. Muchas veces menospreciamos a quien "falla" en esta vida sin saber los motivos que los han ahorillado a la indigencia. Un relato reflexivo, con una combinación de relatos. Gracias Nuria por esto.

    ResponderEliminar
  9. muy bueno Nuria. Me atrapó, la culpa siempre depende de la personalidad, de la empatía. Enhorabuena Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Precioso Nuria. Hay tantos mundos en el interior de las personas a la espera de ser conocidas. Nunca se sabe qué abarcan en su interior hasta que alguien decide poner un poco de su parte.
    Excelente relato.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros comentarios.

Mi lista de blogs