Una revista de literatura, donde el amor por las letras sean capaces de abrir todas las fronteras. Exclusiva para mayores de edad.

martes, 21 de mayo de 2013

Fobia

Tal vez no debí levantarme esta mañana, tal vez es uno de esos días en lo que no debería amanecer porque desde el vamos todo termina en malos recuerdos… tal vez podría agregar muchos “tal vez” más. Pero no hay caso, el despertador que apagué a manotazos ha vuelto a sonar y no hay otra vuelta que dar, hoy debo enfrentarme a la cara del Sr. Méndez con su sonrisa sádica mientras me recuerda que mi vida no es más que un número en su legajo de personal, un número que según él no cumple con el requisito de “costo – beneficio”, sino con el de ahorro para su sitio en el cielo, como si soportarme no fuera otra cosas que una tortura del purgatorio, en el que irónicamente “gracias a Dios”, yo valía por una buena cantidad de pecados.
 
Él me ha dicho ayer con su gesto cruel de siempre: “mañana tendrás una sorpresa, sabes que las negativas se me dan mal y me ponen de un humor furioso”. ¿Estaba preparada para enfrentar las consecuencias realmente o tenía que detenerme a pensar en concreto cómo escapar de una situación tan extremamente dominante?... costaba responderme a mi misma cuando el efectivo apenas alcanzaba para pseudo mantener una madre enferma y las posibilidades estaban atadas a “eso” o a concretamente nada.
 
Ensayé en mi cabeza alguna disculpa tardía por la negativa poco inteligente del día anterior, pero me cuesta doblegarme al tacto indecoroso que él quiere hacer llegar día a día un poco más lejos y que no consigue más que provocarme arcadas.
 
El pensamiento concentrado en otras cosas evitó que me diera cuenta de absolutamente nada ¿o realmente él había maquinado las cosas tan bien como para que la “normalidad” fuera el requisito indispensable para una mañana que resultaría trágica?
 
La oficina aún estaba vacía cuando llegué y no hubo otra cosa que hacer que acomodarse a la rutina de buscar agua caliente para el café, limpiar el escritorio acomodando papeles y actualizar la agenda diaria dejando el detalle correcta y prolijamente escrito al lado derecho del teléfono. Su nota también estaba ahí, con esa redacción cortante que marcaba las distancias con líneas fuertes e impersonales: NECESITO DEL SOTANO LEGAJOS 2006. ¿Legajos 2006? Dios eso debía estar un poco más allá de lo que yo consideraba el fondo de un lugar que odiaba. Vaya venganza… bien que podía ponerse esa carátula esta vez.
 
Apreté los puños tomando aire mientras miraba la puerta como una entrada al mismo averno antes que a la escalera descendente que me llevada exactamente veintisiete escalones más abajo hasta el depósito de trastos.
 
La nota era clara y yo estaba en falta así que mi miedo tenía que quedarse arriba mientras mi lado responsable y trabajador bajaba hasta allí a pesar del latido rabioso de un corazón que buscaba salírseme del pecho: Ese lugar era cerrado, húmedo y oscuro… y era precisamente ese “oscuro” lo que resonaba en mi cabeza como si tuviera un latido propio y la capacidad de hacerme sudar las manos de forma exponencial con cada paso que daba hacia la puerta.
 
Encendí la luz, dejé la puerta abierta y comencé a bajar contando los escalones para concentrarme en algo que me impidiera pensar y temer, algo que me alejara de esa realidad tan palpable de la luz achicándose a medida que la profundidad crecía ¿acaso nadie podía haber iluminado esto con fluorescentes enormes anclados en las paredes y armados como una hilera de luces dándose la mano?
 
El sonido de la carcajada llegó a mí como un fogonazo acompañado del golpe seco de la puerta y el chisporroteo de la llave de luz explotando. La oscuridad siguiente se me metió de repente en la venas, como si me devorara dejando el vacío inmenso debajo de mis pies congelándome la sangre antes que pudiera incluso gritar.
 
Quería correr, pero mis piernas estaban tiesas, adoloridas… agarrotadas, muertas a cualquier estímulo u orden de un cerebro que ya no me funcionaba porque todo tenía manchones negros que crecían, que se multiplicaban, que conseguían que los oscuros traspasaran incluso el mismo color negro como si pudiera existir algo peor que eso. ¿Cómo gritar si la oscuridad se había llevado mi voz? ¿Cómo saber si esa sensación de ahogo y de caída libre no era cierta si no podía moverme, si mis ojos ciegos me ardían por la falta de luz?
 
El dolor avanzó por mis venas como la misma sangre, un dolor terrorífico, envenenado… más adrenalina que sangre y sin resultados tampoco… estaba helada, congelada en el pánico macabro de saberme rodeada de nada más que la maldita oscuridad que me tocaba dejándome desnuda ante ella… violándome, poseyéndome con furia, pintando mi piel de un negro lacónico.
 
¡Dios! ¿Por qué no puedo gritar? ¿Por qué la garganta se cierra y la oscuridad se me mete dentro también?
 
Tengo las respuestas y me rebelo a ellas… consigo meterme los dedos en la boca para devolver la oscuridad y la siento húmeda, rancia, mezclada con la bilis amarga de mi interior… maldita… pero sigo sin voz, sigo sin poder al menos arrastrarme hacia los escalones que pueden acercarme arriba, lejos de esa negrura sorda, de ese infierno que me posee sin permiso, volviéndose tiniebla tangible, dolor colado en la piel… grito callado a la fuerza sin sentido.
 
Duele… duele la manera en que el negro me circula… duele y ya no queda nada de mí que no sea la desesperación de que el dolor termine… a cualquier costo, no importa. Los modos ahora se sienten desconocidos y oscuros, punzantemente oscuros…


                                                                                                              Calíope

8 comentarios:

  1. Muy definida la fobia, una historia sin final, me hubiera gustado saber como se salvaba o salia del atolladero...

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué miedito! Pero por eso es justamente una fobia, porque es un temor irracional a algo...
    Excelente descripción de la sensación y síntomas de una fobia, uno se pone en la piel de la protagonista. Ahora, finalmente..¿Encontró los legajos del 2006?

    ResponderEliminar
  3. una manera muy singular para describir el miedo a algo.

    ResponderEliminar
  4. ¿Quién puede soportar el miedo exacerbado a algo? Realmente terrible

    ResponderEliminar
  5. Interesante relato, la oscuridad dentro del personaje, y como se va apoderando de ella el pánico, y el final, dejando al lector en esa oscuridad latente! Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Una forma intensa de expresar un temor irracional, en este caso a la oscuridad y los espacios cerrados. Por mi parte yo padezco una fobia. Muy bueno, Caliope.

    ResponderEliminar
  7. Ufffff, he sentido el miedo a medida que lo leía. Excelente descripción, esta lectura me ha mantenido en una tensión constante. Muchas felicidades, muy muy bueno.

    ResponderEliminar
  8. Buff... simplemente genial, lo has descrito genial, he visto esa sensación en las personas que conozco que tienes fobias a algo. Muy bien trasmitido y de lectura ligera. Enhorabuena. un abrazo

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros comentarios.

Mi lista de blogs