Una revista de literatura, donde el amor por las letras sean capaces de abrir todas las fronteras. Exclusiva para mayores de edad.

martes, 21 de mayo de 2013

Cartas a un amigo (Capitulo V)

V

Querido amigo, hace tiempo que no te escribo, hace tanto calor en este recinto que es el mío que ni tan siquiera me inspiro, este sudor que me acompaña como lagrimas de un rocío ya tardío.
Mis cartas, este único hilo conductor contigo, pero  que solo con escribirlas ya me basta, dejo aquí mi impronta, mi sentir y devenir, sentimientos y palabras, algunas veces con sentido y otras sin él.
Pensamientos abstractos que van y vienen dentro de mi cabeza, ideas solapadas en mi cerebro, fijaciones interminables de una neurótica no determinadas.
Dicen que nuestro futuro, aunque escrito en las estrellas, está de nuestra mano poder cambiarlo, seguramente será cierto, pero me gustan tan poco los cambios, me desestabiliza y no me agradan, por tanto me preguntaba ¿estaré condenada a seguir a mi estrella? Guiarme tan solo por ella o ¿tendré la oportunidad de alterar algo de mi vida?, sigo mi camino despacio pero sin parar, a lo mejor me encuentro una confluencia y tengo que elegir por donde tirar, entonces tendré la oportunidad de cambiar algo de mi vida, supongo que podría ser así, aunque siempre hay personas que me acompañan en este camino, hay momentos en el cual camino sola, me gusta caminar sola, disfruto de la soledad, en esos momentos me encuentro a mi misma y me siento bien, no tengo la necesidad de estar acompañada, ¿esto será bueno? No lo sé, solo sé  que la soledad no me abruma ni me da miedo, es más la deseo, aquí surge una pregunta ¿por qué de este deseo? Quizás sea porque las personas que me acompañan en mi caminar no sean las justas o las adecuadas o sencillamente me gusta la soledad, me inspira, me hace crear y de ella salen mis mejores obras, cuantas dudas y cuantos dilemas. Si estuvieras aquí para ayudarme para arrojar un poco de luz sobre el tema.
Las compañías siempre me agradan, pero siempre tengo la extraña sensación de estar perdiendo el tiempo, no se el ¿por qué de esto?, será que no soy sociable, además me molesta bastante cuando estoy trabajando que algo o alguien me interrumpa, luego me cuesta bastante retomar. Creo, querido amigo, que me estoy volviendo huraña y una ermitaña, habrá que solucionar esto de alguna manera, pues así solo consigo alejarme más y más de ti, cuando mis deseos son acercarme poco a poco y cada vez más, tengo que analizar seriamente todas estas disyuntivas, si tu me pudieras ayudar, te lo agradecería mucho.
Te enviaré esta carta por vía postal, llegara antes, aunque sea menos romántico, pero la necesidad apremia, está que te aprecia mucho se despide hasta la siguiente, un abrazo de Vera.

Respuestas del amigo:
Tu carta viene llena de enigmas, los de la vida misma. Tratas en ella de la soledad y dices desearla o por lo menos que no es un castigo. Todos necesitamos contemplar otro rostro, escuchar en el murmullo del arroyo el canto suave de la voz que esperas. Toda la noche espero también una canción sosegada o ardiente, porque en cada una de esos anhelos se juntan la ternura y la pasión. Mira que la ternura es el amor suscitado por el quebranto que padece el ser amado y pretende restañar el sufrimiento. Y si lo ves como pasión, es lo mismo: compadecer o compartir la pasión.
Al recibir tu carta salí al silencio del nocturnal, bajo una llovizna que era como lágrimas prendidas de los árboles. Todo era silencio y me permitía fijar en la memoria cada palabra de tu misiva. Dices que te has vuelto huraña, evasiva al llamado del mundo; pero por otro lado me adviertes que esa soledad está dedicada a un pensamiento hacia mí. No hay futuro escrito. Todo lo que ocurre es la continuidad de una cadena infinita de luces, como un oleaje musical.
Espero que la lluvia pase y llegue la brisa. Por amor al silencio se dicen palabras no deseadas: un decir forzoso y sin salida posible, por amor al silencio, por amor al lenguaje de los cuerpos. Ese sonido de púrpura es el que espero que me traiga el paso de la noche, para que mañana estés a mi lado en la entrega que no sacia, la luz que no se apaga.
Mis besos con esta carta.
A.

Respuesta de Vera:
Querido amigo mío, hermosa misiva y hermosa respuesta, muy romántica y tierna, solo con leerla haces que una se sienta bien, muy agradecida por esas palabras tan sentidas, destacó esta frase porque me ha gustado muchísimo:
"Todo lo que ocurre es la continuidad de una cadena infinita de luces, como un oleaje musical"
resulta tan melodioso y acorde, que te transporta a otro mundo mágico de existencialidad, muchas gracias por tu pronta y reconfortable respuesta, besos de Vera.
 
Escrito por:
Manuela Carrión

20 comentarios:

  1. mE ATRAPASTE, PIENSO IGUAL SOBRE LA SOLEDAD, TENGO INCLUSO VARIOS POEMAS PARA ELLA, y me hago las mismas preguntas, no solamente en mi interioridad, las formulo cuando tengo personas a mi alrededor. Me fascina la soledad porque me permite encontrarme conmigo misma, y me deja escribir, rscribir, hasta que la madrugada adorna mis desvelos en las azules ojeras que me quedan. La carta es hermosa y la respuesta espectacular, con un juego de metàforas que deleitan el espìritu. Felicitaciones.

    TRINA LEÈ DE HIDALGO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Trina por tu opinión, es reconfortable saber que las cartas llegan a donde tienen que llegar, al corazón...saludos.

      Eliminar
  2. El ETERNO DILEMA de "¿Somo artifices de nuestro propio destino?" versus el "Está todo Escrito". Yo creo que es un 50 y un 50.
    Respecto a la SOLEDAD, soy una persona bastante gregaria, pero a veces neecsito unos ratos de soledad.
    Como corlario, rescato la frase del final:"Todo lo que ocurre es la continuidad de una cadena infinita de luces, como un oleaje musical", me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, me alegra que te haya gustado, y tu aportación también es valiosa...un saludo.

      Eliminar
  3. A mí también me ha encantado esa frase. A veces la soledad es un oleaje en sí mismo. Muy reflexivo el texto, desde luego.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Juan, de eso se trata de reflexionar y hacer pensar, un saludo.

      Eliminar
  4. Maravillosas reflexiones de alguien que tiene una intensísima vida interior. El corázon suele ser a menudo, más fuerte y sincero que la cabeza, y desde luego, es mucho más creativo cuando de arte se trata.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Faustino por tu opinión, todo un placer que te haya gustado, un saludo.

      Eliminar
  5. TEXTO EPISTOLAR QUE NOS HACE MEDITAR. MUY BUENO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nuria por tus palabras, que un texto te haga pensar o meditar es para el escritor-ra todo un lagro, un saludo.

      Eliminar
  6. Toda carta escrita será siempre de momento reflexivos, cuando las emociones se encuentran en clama, antes solía escribir e-mail bastante extensos, a diferencia de la platica que solía tener con la persona, y las cartas me perecen que son una introspección, un hablar con uno mimos, me a gustado! Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Juan por tu aportación, un saludo.

      Eliminar
  7. Juan Carlos Muñoz28 de mayo de 2013, 17:44

    Personalmente a mi me encanta la SOLEDAD, porque es cuando más me gusta crear, y donde los duendes aparecen sin llamarlos...sigue escribiendo estas cartas tan maravillosas Manuela.SALUDOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Juan Carlos, en soledad es como mejor se piensa y se crea, seguiremos escribiendo,saludos.

      Eliminar
  8. La literatura epistolar siempre es una forma interesante de escritura. Aunque parecía pasada de moda debido al advenimiento del teléfono y los medios visuales, ha resurgido gracias a las redes sociales. Es un excelente ejemplo, al estilo antiguo, de como se comunicaba la gente, más por la espera. Gracias Manuela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carlos por tu oinión, es cierto, el genero epistolar parece como pasado de moda, pero aún gusta, saludos.

      Eliminar
  9. Me ha encantado, la soledad a veces es necesaria. Como bien has dejado ver, se puede estar rodeada de una multitud y aún así sentirte completamente sola y aislada. Las mentes creativas, las mentes que necesitan libertad precisan de soledad para expandirse y crecer. Uffff, tanto que decir, pero ahora, voy a mi soledad para pensar. Me hiciste hacer que pare un momento para reflexionar sobre muchas cosas.
    Un beso, me ha llegado muy hondo, de corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sylvia, es grato para mi saber que te ha llegado al corazón, de eso se trata, de que lo se escribe con el corazón que llegue al lector y le haga reflexionar. Un saludo.

      Eliminar
  10. Me ha gustado mucho Manuela, sabes llegar al alma del lector y eso es complicado, la soledad es como casi todo en la vida, hay que saber cuando es necesaria tenerla y cuando no. Genial. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Jose, me alegro de que te haya gustado, me gusta llegar al alma del lector, de eso se trata, a veces se consigue y otras no. Gracias por tu aportación, un saludo.

      Eliminar

Gracias por dejar vuestros comentarios.

Mi lista de blogs