Una revista de literatura, donde el amor por las letras sean capaces de abrir todas las fronteras. Exclusiva para mayores de edad.

lunes, 22 de abril de 2013

Techos de Cristal.

             
              Las mujeres las grandes olvidadas de la historia, las que hemos estado durante siglos relegadas a un segundo ó tercer plano dentro de la sociedad, a las que nos han vetado desarrollar nuestros intereses y capacidades durante siglos, vemos por fin, como la sombra de esa mano amenazante se va abriendo hacia una mayor claridad; pero no nos engañemos, ya que el reflejo de esa oscuridad permanece aún en muchos países y en muchas mentes. Gobiernos dirigidos por hombres cuyas normas dictatoriales hacen que la mujer permanezca aún en la lobreguez.

          Aún nos queda mucho, mucho camino por andar, mucho trecho por recorrer. En teoría éramos libres pero los hechos nos fueron mostrando como esclavas a los largo de la historia.

          Ya desde el siglo IV a.c., si Platón fue un pequeño a avance que pugnaba débilmente por la igualdad hombre-mujer, su discípulo Aristóteles fue una clara regresión, y desde entonces estuvimos allí, tras ese invisible tapiz, ocultando nuestras caras, nuestros nombres, nuestra inteligencia, nuestro ser.

          El nombre de la mujer no tuvo ni infancia ni adolescencia, apareció en su madurez.

          Dicen, que son los techos de cristal donde muchas mujeres se ven reflejadas y se niegan a crecer. Yo no lo creo. Los techos de cristal son esas altas e invisibles barreras que aparecen cuando las mujeres lentamente se acercan, bloqueándoles la posibilidad de avanzar, de crecer.

          Grandes mujeres y bellas almas; mujeres del mundo como Marie Curie, Teresa de Calcuta, Rigoberta Menchú, Selma Lagerlöf, Herta Muller, Elinor Ostrom, Barbara McClintock son un pequeño ejemplo del nuevo camino que nos han ido abriendo.

          Cualquier país  ó sociedad en el que la mujer no goce del debido respeto, igualdad de derechos, seguridad y libertad, será reconocido como un país dictatorial y una sociedad poco emancipada. Sigamos adelante mujeres del mundo, haciéndonos reconocer hasta en el más recóndito rincón. Consigamos que por fin se vea nuestro nombre, nuestra cara, nuestro ser, siendo nosotras mismas, rompiendo con fuerza y sin miedo todos “Los Techos de Cristal” que a nuestro paso nos vayan poniendo.
 
 
Escrito por María del Carmen Aranda.

22 comentarios:

  1. un buen alegato a la mujer, buen artículo de opinión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nuría,
      En teoría éramos libres, pero los hechos nos han mostrado durante muchos años como esclavas, ubicándonos dentro de la casa como un ser sumiso y sin opinión.
      Mis mejores saludos,

      Eliminar
  2. Juan Carlos Muñoz22 de abril de 2013, 23:37

    Un articulo muy profundo, y un grito a la igualdad y el respeto a la mujer en todo en mundo.Enhorabuena María del Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan Carlos,
      !Que pena no hubieses estado ahí hace 200 años! parecen muchos pero en realidad fue ayer, al menos en España cuando a la mujer aún no se la reconocía como una persona que podía pensar por si misma.
      Mis mejores saludos,

      Eliminar
  3. La igualdad siempre es necesaria para transitar por el mundo que recorremos ahora. Es necesario que la sociedad en general entre en conciencia de que la mujer es parte integral de la sociedad en lugar de querer limitarla con 'esto no es trabajo propio para ellas'. Muy bueno María del Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carlos,
      Aún queda mucho por recorrer, sobre todo en ciertos Países donde a la mujer casi ni se la reconoce como ser humano.
      Un abrazo!

      Eliminar
  4. Clarividente y realista, Mª Carmen. Muchos de nosotros creemos lo mismo que tú y practicamos a diario. Al final, tanto esfuerzo tendrá su premio. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. !Qué bueno escuchar eso Faustino! Me alegro, porque granito a granito quizás algún día tengamos la suficiente fuerza para demostrar la valía que sin duda muchas mujeres tienen y por miedo lo ocultan.
      Un saludo y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  5. Muy interesante la reflexión, amiga. No pierdas nunca esa esencia reivindicativa. Un abrazo, Mari Carmen.

    ResponderEliminar
  6. muy bueno reflexión interesantes datos, saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Juan.
      Mis mejores saludos!!

      Eliminar
  7. Buena reflexión, opino lo mismo, las mujeres que aún se sientan prisioneras deben romper esos techos de cristal, pero con sentido común y cautela, porque los fragmentos podrían caer sobre nosotras mismas. No por ser mujer eres peor, pero tampoco se es mejor, todo depende del crecimiento que le demos a nuestras mentes. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta tu reflexión Sylvia, porque aporta mucho. Y como tú dices lo más importante es aplicar el sentido común.
      Gracias por tu comentario. Un saludo,

      Eliminar
  8. "En teoría éramos libres..." ufff, no sé si decir que golpea la realidad o si es sacarnos el velo de los ojos diciendo lo que siempre estuvo allí como una verdad latente.

    ResponderEliminar
  9. Decían que éramos libres, pero en realidad nos ubicaban dentro de la casa como ser sumiso, sin opinión ni voto, tratándonos como a un ser inferior y sometidas al dominio del hombre.
    No soy feminista,pero aquello que vivimos y que en ciertos países siguen viviendo fue y es lamentable.
    Gracias Caliope por tu comentarios. Un saludo!!

    ResponderEliminar
  10. Artículo muy interesante, estoy totalmente de acuedo con lo que dice.Si el hombre hubiera dado las mismas oportunidades a las mujeres, quizás, y sólo quizás tendríamos un mundo diferente.

    Me gustó, un Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda Jose, aún nos queda mucho por recorrer, es increíble la falta de respeto que existe hacia las mujeres, incuso en los llamados Paises desarrollados. Un abrazo.

      Eliminar
  11. Enhorabuena María del Carmen
    Es la mujer la que debe de ser la primera en luchar por sus derechos
    Y nosotros los hombres aceptarlo y crecer con la sociedad
    Porque todos debemos de ser iguales y compartir nuestras obligaciones…
    Un saludo
    Manuel Barranco Roda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Manuel, qué lástima que aún queden muchos que no piensen como tú. Un fuerte abrazo mi querido amigo.

      Eliminar
  12. No hace falta irse muy lejos para ver que hemos avanzado pero poco y despacio, aqui en España dentro de la sociedad sigue el machismo tal cual, como mala semilla que no se puede erradicar del todo, día a día lo vemos, en la calle, en el trabajo, en los sueldos, la mejor sigue cobrando menos que el hombre ocupando el mismo puesto y encima tiene que demostrar con más ahínco su valia...una realidad palpable. Me ha gustado tu texto...saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo que nos queda Manuela, hemos estado durante siglos cautivas a merced del hombre, no se nos permitía ni pensar, éramos prácticamente un objeto por ponerlo bonito y como ejemplo de los que pensaban de nosotras tenemos Gustave Flaubert, (escritor francés)Federico García Sanchiz (Novelista y conferenciante español) Ramón y Cajal (Médico español)... no pararía de poner ejemplos. Un fuerte abrazo amiga.

      Eliminar

Gracias por dejar vuestros comentarios.

Mi lista de blogs