Una revista de literatura, donde el amor por las letras sean capaces de abrir todas las fronteras. Exclusiva para mayores de edad.

jueves, 21 de marzo de 2013

El cielo puede esperar.


Mary Ann Rose siempre había querido ser monja pero fue inútil. Era tan bella que ningún pretendiente se lo consintió. Y así poco a poco tuvo que abandonar en su empeño por ser esposa de Dios tal y como quería. Le quedó, eso sí, una devoción que hacía que todos los fines de semana fuera a misa y rezara. Pasaron años y pasaron los pretendientes y su belleza fue decayendo. Ella fue hermosa mientras fue deseada pero se daba cuenta amargamente de cómo por vanidad terrenal había renunciado a su vocación.

          Tenía sueños premonitorios y en uno de ellos descubrió que se casaría muy enamorada. Y el doncel se presentó al cabo de una temporada y le hizo tilín a Mary Ann pero era más joven que ella y el tiempo había mermado su esplendente belleza.

Con el tiempo lo que comenzó como amistad se fue afianzando pero de boda el chico no quería ni hablar. 

-        Estamos bien como estamos- le decía- para qué estropearlo firmando papeles. 

          Pero Mary Ann quería boda y por todo lo alto a ser posible en la catedral y en un coche tirado por caballos blancos. Tanto insistió que el buen mozo se rindió y consintió. Mary Ann se casó cómo deseaba y fue el día más feliz de su vida. Pasó un tiempo y esperó ser madre pero cual fue su decepción al descubrir que ella no podía tener hijos. A su marido no le importó pero a ella sí, él le decía que no se podía tener todo en la vida, pero ella se sintió estafada por la naturaleza y decidió separarse aún amando profundamente a su marido. El como era de esperar lo aceptó y rehizo su vida con una chica más joven. Pero Mary Ann se quedó sola, y entonces vio que nada la retenía para seguir su antigua vocación. Y dicho y hecho se fue misionera a Sudamérica a ayudar a los más pobres y necesitados y a estar con niños desvalidos. Murió en olor de santidad y la iglesia la hizo beata siendo una segunda Madre Teresa de Calcuta.

 

Escrito por:
Amparo Iborra

7 comentarios:

  1. así es la vida, el destino da muchas vueltas. bonito relato.

    ResponderEliminar
  2. JUAN CARLOS MUÑOZ22 de marzo de 2013, 16:34

    Ese era su destino en la vida... muy buen relato, me ha encantado.ENHORABUENA Amparo.

    ResponderEliminar
  3. Un precioso relato de lo contradictoria que es la vida. Enhorabuena, Amparo

    ResponderEliminar
  4. Bueno, esto nos demuestra que tarde o temprano, nuestros sueños se terminan cumplienod, aunque tengamos que pasar muchos años de vicisitudes para llegar a ellos, no?

    ResponderEliminar
  5. La vida a veces ofrece respustas que no esperamos y nos envía a un punto de origen que no entendemos. Pero todo es un círculo y terminamos volviendo sobre nosotros mismos. Gracias Amparo.

    ResponderEliminar
  6. Se sabe cómo uno empieza, pero nunca cómo se va a terminar. No hay que perder la esperanza...

    ResponderEliminar
  7. muy buen relato, lo me queda así como intriga, lo dejo aunque aun lo amaba profundamente! ... me gusto saludos!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros comentarios.

Mi lista de blogs