Una revista de literatura, donde el amor por las letras sean capaces de abrir todas las fronteras. Exclusiva para mayores de edad.

lunes, 21 de enero de 2013

Sin la menor oportunidad


           Le tenía un temor tan asfixiante, tan enfermizo, que nunca le había entregado su voluntad ni se había atrevido con menor motivo aún, a caer postrado a sus pies por tan arrebatador embrujo.

          En más de una ocasión, “la que no tenía nombre”,  había intentado seducirle a costa de lo que fuera, una y otra vez, y hasta en una tercera ocasión con el despliegue completo del arsenal de mil armas diferentes y con el uso indiscriminado de todas sus malas artes. Mas él, sublime experto en la  estrategia de la evasión y del escapismo, había conseguido evitar el tan temido desenlace.

          Ella, al parecer, no se conformaba con los miles, quizá millones de exitosas conquistas, todas ellas cosechadas en el largo y fecundo intervalo de su provechosa existencia.

          Era insaciable y voraz, y el afán y la sed inagotable de novedosos logros y rotundas victorias, no podían ser mitigados más que con la consecución de futuras conquistas y nuevas víctimas propiciatorias.

          El aumento del número de damnificados en su ya voluminoso haber no colmaba su orgullo, sólo lograba saciar en parte el inmenso e insondable apetito con la que fue creada.

          Él, atento ante cualquier peligroso acercamiento de sus hechizos y de su envoltorio perfumado y embriagador, burlaba a duras penas su pertinaz acoso y su rutinaria demanda.

          Terminó por sufrir lo indecible, con cada momento en que le flaqueaban las piernas y parecían ceder irremisiblemente sus endebles defensas incorrectamente apuntaladas, y en más de una ocasión, estuvo a punto de sucumbir  de manera definitiva a sus innumerables encantos.
 
  • ¿Por qué yo?, ¿por qué a mi persona?  - se preguntaba incansable, cuestionándose los motivos que pagaban “a la que no tenía nombre” al hacerlo. Aquellas dudas y aquellas preguntas sin respuesta, le acercaban  sin remisión a  la paranoia más absoluta -. 
  • Él, el más insignificante de todos los mortales, perseguido sin descanso por la más bella y la más aclamada, la más deseada de todas las emociones humanas.

          Su indudable grandeza y su adictivo disfrute, abrumaba a todo aquel que a ella se acercaba y respiraba a través de los poros de su cuerpo, el fragante y adictivo perfume que destilaba.

          Todo el mundo conoce, desde el más sabio de los hombres hasta el mayor de los necios, las nefastas consecuencias que su compañía y posesión generan siempre.

          Que no hay argumentación ni recursos suficientes para eludir su poderoso encantamiento, sobre todo para los más débiles de alma, para los de corazón abrumado y para los ávidos de aventura. No, ellos no tendrán nunca tanta suerte, les faltará de repente el suficiente criterio y la lucidez necesaria para poder evitarlo.

           Pero el transcurso del tiempo da paso a la fatiga, y cansado ya de tanto batallar, por su supervivencia e independencia se dio finalmente por vencido, y después de muchos años de lucha y desgaste, a su debilitado espíritu le abandonaron las fuerzas y se dejó llevar, arrojándose entregado y voluntarioso a los brazos de “la que no tenía nombre”.

          La permitió introducirse de lleno en su vida y tomar posesión de esa nueva plaza. Profanar el cuerpo virgen de un escurridizo siervo al que imponer sus sensuales condiciones y del que recibir a cambio, un oneroso e importante tributo.

          Desde ese mismo instante, a partir de ese momento, nadie podría asegurarle que lograra ser más feliz de lo que lo había sido hasta entonces, ni tampoco más afortunado.   Sólo podría predecirse que sería desde aquella vital decisión mucho más humano, y se sentiría cada día más vivo.

          A raíz de esa rendición practicada, sus sentidos superarían definitivamente las barreras de color rojo y blanco y primarían sobre la razón y frente a la cabeza.

          Quedaría a merced de un nuevo universo de sensaciones, al albur del dictamen de su bajo vientre y de la profunda sensibilidad de la epidermis erizada.

          Ya no tendría freno, ya nada podría colmar su deseo si no venía acompañado de “la que siempre ha tenido nombre”.


Faustino Cuadrado

23 comentarios:

  1. Muy bien escrito. Muy humano. Sugerente y logrado. Da qué pensar. Creo que cumple su objetivo.
    Ana Noreiko

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, parece evidente que al igual que yo, en algún momento también lo has llegado a sentir. Me alegro por ti.

      Eliminar
  2. Muy sugerente, la verdad. Está muy bien escrito, además.

    ResponderEliminar
  3. Juan, muchas gracias. Intenté que fuera sugerente y sobre todo, real. Cuándo nos persigue, resulta difícil decirle que no. Me alegra mucho que te haya gustado.

    ResponderEliminar
  4. Impresionante metáfora de la lucha por la vida y el desenlace final inevitable para todos. A veces contar insinuando es mejor que decir, sobre todo en literatura y eso es lo que has conseguido con este artículo-relato. ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nuria por tu valoración, viniendo de ti es un gran honor. Me alegra mucho que hayas sentido eso al leerlo. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Impresionante metáfora de la lucha por la vida y el desenlace final inevitable para todos. A veces contar insinuando es mejor que decir, sobre todo en literatura y eso es lo que has conseguido con este artículo-relato. ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado Tino. Me alegro de tu colaboración en esta revista. Les aportarás muchísimo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paco. Es un placer contestar a tu amable comentario. Me alegra mucho que te haya gustado. Un abrazo

      Eliminar
  7. Impecable relato, esa insinuación antes que la certeza le da un toque muy interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Caliope por dedicarme un poco de tiempo y por tus valiosos comentarios. Me supone un tremendo placer pensar que te ha gustado el relato y que he conseguido lo que pretendía. Muchas gracias y un saludo,

      Eliminar
  8. Me encantó la forma de escribir "insinuando" y ese final del cual no escapa nadie...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gontxu. Insinuar y decir se confunden a menudo. Me alego mucho que te haya gustado.

      Eliminar
  9. Un relato muy sugerente con una visión muy sorprendente de la muerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rakel por tu opinión. Te voy a contar un secreto. Me alegro que hayas pensado que hablaba de la muerte, porque es un ingrediente en el que no había pensado. Así serán dos versiones de una misma verdad. Yo quería hablar de la pasión, con mayúsculas, pero también me vale la historia con la muerte como protagonista. Es otra pasión con letras grandes.

      Eliminar
  10. Sugerente relato y sugerente foto. La insinuación es tremendamente acertada para decir verdades como puños.

    ResponderEliminar
  11. Gracias por el enfoque que ofreces. El sugerir sin decir es un arte, pero el sugerir adecuadamente y que además aciertes, es un arte mayor aún. Espero haberlo conseguido al menos un poco.

    ResponderEliminar
  12. Muy buena redacción. Y me gusta especialmente el primer párrafo, hay oficio en ese arranque. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Jorge. Se siente uno muy bien cuando escribes algo y a alguien le gusta. Imagino que a ti te pasa lo mismo. Un saludo

      Eliminar
  13. Redacción interesante, cautivante, predominó la seducción de la mujer sin nombre y seguramente, después pensó el tiempo que perdió. Felicitaciones.

    TRINA LEÉ DE HIDALGO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Trina. La seducción de aquello que no se ve, pero que te atrapa en sus redes sin posibilidad de escape.¡Ay! la pasión...Gracias.

      Eliminar
  14. Bueno, uno no se puede rendir ante un sentimiento como el amor. Peligroso como es, es uno de los motores y un componente de la humanidad. Porque este es muy complicado de comprender y mantenerlo a raya es casi imposible. Como su herramienta, la seducción es una de las grandes armas para conseguirlo. Muy bueno, Faustino!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carlos. El juego de la seducción tiene muchas caras. Uno puede saber muy bien jugarlo, y sin embargo, perder hasta la herencia en una sóla jugada. Pero quien no arriesga, no gana, y quién arriesga, se arriesga, pero así es el juego. El premio bien lo merece.

      Eliminar

Gracias por dejar vuestros comentarios.

Mi lista de blogs