Una revista de literatura, donde el amor por las letras sean capaces de abrir todas las fronteras. Exclusiva para mayores de edad.

lunes, 21 de enero de 2013

¿Quién eres?




          Alas del tiempo que te envuelven y te hacen viento…Viento que invade amorosamente la esfera de tu mágica Aura donde reina permanente y eterna como brisa al mar, inseparable y fresca, tu gracia.

          Escucho tu voz autoritaria y firme, decirme a la distancia ¡Tú debes ser amoroso!

          Destilas impaciencia, derrochas rebeldía, exiges ternura y ofreces indiferencia.

          Añoras esas noches que dejaste escapar sin complacerlas y las dejaste vacías de estrellas, vacías de todo… ¡Que ingratitud la tuya!

          Y así miras altivo cada desprecio que recibes ¿Qué habrá en un corazón tan amplio como es tuyo en que cabe tanto deseo descarado?

          Devorador de palabras de plata al espíritu y de oro a la memoria simple. ¡A la razón desdeñas y al mundo desafías!

          Amorosamente asomas apenas un discreto sentimiento momentáneo, seductor, irresistible y sin engaño…Así sin condiciones apareces, entras y te vas sin remordimientos pero tampoco los dejas.

          Solo estela de esperanza al aire, que al fin se esfuma entre el recuerdo y el olvido.

          Fieles hermanos de la mente frágil que no se conforma con sentir solo una vez.

          Y tú no vuelves, solo avanzas y te vas hacia el destino incierto, que de cierto tú conoces porque es el único que existe… Los demás son un invento piadoso bienintencionado, pero cruel.

          Engañados y enfermos desfallecen los crédulos torturados entre lágrimas que no limpian nada ¡Ni el alma!

          ¡Lágrimas sin sal en llanto estéril, llanto que no sana, que no depura ni define, que se hace eterno por inútil!

          ¡Solo hacerse amoroso salva!



Hugo.

UN SUSPIRO.

Es el sentir de inquietantes pensamientos, huérfanos de realidad y presencia.
 
La añoranza, cantos de anhelos que sostiene la esperanza sin hastío.

Invaden noches los suspiros cuerdos, vigilia involuntaria que hace arder entrañas.

Ni lamentos y ni quejas conmueven al silencio, que indiferente sigue su curso interminable hacia la nada.

O llegará como canto de aves de paraíso y con veneración de diosa, corresponderá apurado a tu clamor de... Amante prodigiosa.



Hugo

7 comentarios:

  1. Ha sido un placer compartir literatura contigo, amigo. Mucha suerte.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Juan, tu sabes la vida es así y nos lleva.

    ResponderEliminar
  3. ¡Cuantas cosas dice uno a veces en un simple suspiro!

    ResponderEliminar
  4. HERMOSA PROSA!. Me encanta como escribes, describes las diferentes facetas del sentimiento humano, las vivencias existenciales, la complejidad del ser humano, en medio de una inmensa inspiración que permite que fluya tu verbo igual que el agua sonora baja precipitadamente, desde una alta casacada. Felicitaciones!.

    TRINA LEÉ DE HIDALGO

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena en tu despedida. No decaigas en tu arte. Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Profunda lectura de un texto de grandes contenidos. Fiel retrato del alma humana.
    Ana Noreiko

    ResponderEliminar
  7. Definitivamente, a veces me siento pequeño al lado de ustedes. Es una prosa muy hermosa, que relata musicalmente en un tono muy armonioso. Gracias Hugo!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros comentarios.

Mi lista de blogs