Una revista de literatura, donde el amor por las letras sean capaces de abrir todas las fronteras. Exclusiva para mayores de edad.

lunes, 21 de enero de 2013

Crónica de una ilusión ©

         Aquel 5 de enero, nos echamos a la aventura, como Quijotes, siendo dos, pero ninguno Sancho, a pié y por donde nos convino, con afán de conquistar Los Castillejos y más allá. Amaneció sin sol y las nubes reptando, no dejándonos advertir ni la silueta de los árboles. Aún había ramas por el suelo, por la poda reciente. Nos armamos de sendos palos para ayudarnos en la marcha, como si peregrinásemos o fuésemos a descubrir Las Américas.
 
          No nos creíamos monjes, y mucho menos Colón, sino dos amigos, que habiendo dejado de ser niños y por voluntad propia decidimos conocer la sensación de la aventura, sacada de los libros leídos, pero con afán de ser nueva para admiración de quien escuchase nuestro relato. Con la simple ayuda de una mini-brújula y nuestros pocos años, atrochamos; tramontamos nuestro primer objetivo, y después de confundirnos entre un rebaño de ovejas, tropezándonos con ellas, llegamos a una oquedad volcánica, en la que nos pusimos a resguardo del frío y la humedad de las densas nubes, que parecían grapadas al suelo, aquel día. Finalizando la mañana, comenzaron a hacerse visibles algunas partes del paisaje, hasta que el sol quiso y pudo conjurar nuestra tiritera, más por frío que por miedo. Fue en esa porción de tiempo, la ocasión de tomar fuerzas con bocadillos envueltos en las páginas de un diario, informando sobre la Navidad y los Belenes mostrados al público. Después de examinar la zona, anotando los detalles en la memoria de nuestras aventuras, iniciamos el camino de regreso, sin dar con el mismo trazado que el de ida. Cuando llegamos de nuevo a la ciudad, seguimos el rastro de boñigas de caballos y asnos, hasta incorporarnos a la Cabalgata de Reyes, llegando ya al Ayuntamiento. Nos mimetizamos con los participantes, dado nuestro aspecto deshecho por la andanza: manta al hombro y palo a lo pastor.

          En aquella ocasión, supimos que habíamos dejado atrás la gran ilusión de una víspera del día de reyes, con su noche cargada de impaciencia por el amanecer, para disfrutar del esperado regalo, siendo uno sólo y sencillo, pero importarte para quien lo imaginaba durante todo un año, aún sin haberse aburrido del recibido en el pasado.

          Hoy, después de ese tiempo lejano, he vuelto a recuperar ese tiempo de ilusión, viendo y compartiendo La Cabalgata con mi nieta de cinco años, en primera fila, a la espera de esa observación de algo que aporta la real complacencia en lo que hincha la parcela de la ilusión de un niño, que a veces se refleja en nosotros, los mayores, observando sus expresiones vivas, plenas de esa fantasía, que sólo se sabe reconocer cuando se es como él. He vuelto a sentir el momento de representación, sugiriéndome la imaginación todo lo que adorna y expande los sentimientos bellos de una Noche de Reyes y la espera del amanecer. ¡Mickey! ¡Bob Esponja! ¡La Bella y la Bestia! ¡Y ahí viene Minie! ¡Los tres cerditos!... ¡Cuántos personajes! Y… ¡Cuanta ilusión! Y, ahora ¡Los Magos, en sus carrozas, entre múltiples luces de colores! Y los caballos con los pajes; y las bandas de música; y muchos más personajes regalando alegría, y hasta caramelos.

          De entre las tinieblas de la memoria, ha vuelto a mi presente esa mágica noche, en la que dejábamos los zapatos en la ventana –el único par que teníamos-, junto a la copa de anís, un trozo de pan y otro de queso, para Sus Majestades, además del cubo con agua del pozo, para los camellos, con la pregunta sincera de niño, sobre si Baltasar era de verdad o teñido. Algo que ahora no ofrece duda porque hay muchos seres humanos entre nosotros, de piel oscura, deseando ser reyes o, simplemente pajes, en nuestra celebración popular. Si son de Oriente o andaluces, a mí me da igual, siempre que sean los portadores de la ilusión, hasta que alguien se encarga de quitárnosla, como la Fe.


10.01.2013

8 comentarios:

  1. Siembre es bueno un ataque de nostalgia, tocayo don Quijote.

    ResponderEliminar
  2. El texto, literariamente hablando, de muy buena calidad. La historia en si me ha recortado mi propia ilusión, tanto como niña como siendo yo "el ry mago" para mis niños. La fe y la ilusiòn a veces se apagan, pero si hay algo de lo que estoy segura, es de que jamás mueren en el fondo de nuestra alma.

    ResponderEliminar
  3. Después de la Navidad, viene siempre veloz, esta parte de nuestra vida. ¡Qué recuerdos!

    ResponderEliminar
  4. Qué lindo relato de recuerdos y nostalgia! Ojalá cuando sea mayor, pueda escribir algo así referente a sobrinos nietos (no tengo hijos). UNa pregunta: ¿a qué le llaman "boñigas"?

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado mucho tu historia y, sobre todo, la forma de narrarla. Muy bien escrito, Juan.

    ResponderEliminar
  6. Juan ¡qué relato especial! Una sensibilidad exquisita que se expande hacia los que te leemos, con recuerdos que seguramente muchos compartimos. De algo estoy segura: nadie podrá quitarte ni las ilusiones ni la FE. Excelente tu narrativa.
    Ana Noreiko

    ResponderEliminar
  7. Gracias, muy buen relato. Respira nostalgia y afecto por lo vivido. Ojalá el final fuera un poquito más optimista... Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Es un emotivo relato de una era que ya no nos pertenece (tampoco a mi porque con cierta dificultad he visto en mi vida animales de granja). Me trae muchos recuerdos y nostalgia.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros comentarios.

Mi lista de blogs