Una revista de literatura, donde el amor por las letras sean capaces de abrir todas las fronteras. Exclusiva para mayores de edad.

viernes, 21 de diciembre de 2012

Por Navidad. Dos mensajes distintos desde el mismo escenario.


 
POR NAVIDAD
  DOS MENSAJES DISTINTOS DESDE EL MISMO ESCENARIO

I

Un año más sin ver la claridad,
que en un mar de tinieblas está presa,
el brillo no aparece totalmente,
pues la forma de hacerlo no la encuentra.
Un día tras el otro van pasando;
y en el reloj la circular esfera
va viendo recorrer las manecillas
llevadas por la fuerza de la cuerda;
y el trinquete acaricia el engranaje
diente a diente rozando por la rueda,
formando ese tictac tan cadencioso
que a través del silencio al oído llega
desliando libertad de los piñones
que presionados tiene la ballesta;
y así se pasa el tiempo y poco cambia,
no se ven perspectivas o maneras
de encauzar de una vez y para siempre
los desmanes que emergen en la tierra,
que se cambian de un lado para el otro
y hambre y destrucción en su alma llevan;
y siempre por lo mismo, por la plata,
por el poder y todo lo que encierra.
¿Hasta cuándo podrá aguantar el mundo
este gran lastre que a la espalda lleva?;
y lo que es peor aún que el peso en sí,
son las huellas sangrientas de las guerras,
que arrasan lo que va saliendo al paso
(son el cáncer más grande del planeta);
y no alcanzo a entender cómo y porqué
tanta inquina entre hermanos se genera. 
¡Qué bueno que sería para todos
emplear la igualdad a manos llenas
y con ella la paz afloraría
teniendo así la fórmula completa;
y si ésta cada vez que se aplicara,
la operación en sí fuese correcta,
una balsa de aceite sería el globo;
y todo flotaría sobre aquella!

Aunque es una utopía el planteamiento,

soñando seguiré con la receta.
 
II
 
Paso a paso se acerca Navidad
y nos trae el recuerdo del ayer,
cuando nació Jesús,  pues vino a ver
lo que era nuestro mundo en realidad.
Con los años fue viendo la verdad,
no podía los hechos entender,
y aquello le llevó a querer hacer
un mundo nuevo lleno de equidad.
Sufrió las consecuencias de su intento
y tuvo que bogar a contra viento
en aquella pasión que acabó en muerte.
Dos mil doce años ha de aquella historia,
dio el mundo muchas vueltas en su noria;
y aún espera la bola de su suerte.
¿Llegará alguna vez?, mucho lo dudo,
la Ley siempre será la del embudo...
 
**********
*****
 
 
 
Manuel MEJÍA SÁNCHEZ-CAMBRONERO
FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO NUEVO
A TODOS LOS QUE LEAN ESTE MENSAJE

5 comentarios:

  1. Una reflexión oscura para una era oscura que nos invade. Muy bueno Manuel!

    ResponderEliminar
  2. Amigo Carlos: Mis reflexiones suelen ser al pie de la letra y en versos claros (mi duende es muy estricto), gracias porque te haya gustado...

    ResponderEliminar
  3. Bravo Manuel, encantado de saludarte y poder escribir junto a ti. Puro sentimiento y emoción nos trasladas. En estos tiempos tan pragmáticos que corren, es lo más reconfortante que podemos disfrutar. Felicidades y mucha suerte en el futuro.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, amigo Faustino y Nuria: Creo que soy el abuleo de esta Joven Revista y como es consiguiente de todos los que en ella hacemos nuestros pinitos, aunque en realidad yo tengo muchos kilómetros hechos en este camino, ya que colaboro en más de medio centenar de Revistas Literarias de España y del Extranjero, tengo 76 años y voy por estos andurriales más de 50 años.
    Un amistoso abrazo y espero seguir leyendo vuestros trabajos...
    Manuel.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros comentarios.

Mi lista de blogs