Una revista de literatura, donde el amor por las letras sean capaces de abrir todas las fronteras. Exclusiva para mayores de edad.

miércoles, 7 de noviembre de 2012

No me engaño

          Te conozco, no me engaño, y se que por tu bondad infinita me abrirás de nuevo el corazón, pasarás el cerrojo de la intransigencia y todo volverá a ser como cuando la primavera mece sus hojas verdes y trémulas. 

          Ahora escucho risueña el trino de los turpiales bañados por el oro del sol, por su luz salvaje y espléndida, ahora, te seguiré contando todo lo que me inspira, leerás mis rimas que casi rozan a las estrellas, te contaré historias que brotan del alma; mientras mis labios tiemblan, me convertiré en ninfa para bañarme en aguas cristalinas que agitaré para formar espumas, mientras mi sonora voz elevará himnos de amores que llegarán ti, a tu aspecto exterior porque no chocarán con los sentires íntimos. 

          ¡Oh poetas! Que de la nada te elevas a la cima de la tragedia o te desmoronas como el ánfora que se torna barro, porque vuelve a su lugar de origen, o que te hundes en la grata alegría para expresar un divino idioma de esperanza.

 

 

Trina De Hidalgo el 12/10/2010 

4 comentarios:

  1. Como escuchar tu dulce voz reafirmando tan bellos sentimientos, alimentados por tu visión de un mundo de ensueño que ennoblece el espíritu distinguida Maestra.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros comentarios.

Mi lista de blogs