Una revista de literatura, donde el amor por las letras sean capaces de abrir todas las fronteras. Exclusiva para mayores de edad.

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Mi habitación

     Allí estaba, delante de la estancia, mirando una estampa de otro tiempo que tan lejos quedaba, la habitación aparecía fría y desolada, los muebles allí seguían ocupando el mismo espacio y el mismo lugar, acumuladores de polvo y de recuerdos. Parece mentira pero cuando abandonamos un lugar y nadie vuelve a vivir en él desaparece de él toda humanidad, parece como si le arrancaran las entrañas y aunque todo sigue igual no hay rastro de vida, todo muerto, inerte sin movimiento, sin una mano que los desordene, sin un cuerpo que le dé calor y sin el acogimiento de otro tiempo más pueril.
 
          Me parece estar viéndome delante del pupitre haciendo las tareas con ganas de terminar para irme a jugar con mi amiga Mari, me parece escuchar las palabras de mi madre desde el hueco de la escalera: -de ahí no te mueves hasta que termines-; la impaciencia de la infancia y la prisa por vivir. 
 
          Todo ha quedado atrás y sin embargo aquí está la misma estancia, la misma habitación con su mismas cosas pero ya sin vida, no hay niña que juguetee entre las sabanas, no hay infancia que se ilusione con un mañana, no, ya la pelota nadie la mueve y el aro aparece colgado de la percha tan estático como el resto de los enseres, objetos que pertenecían a una niña que ya no existe. Ahora me parece todo tan pequeño como si no me perteneciera como si ya no fuera mío. 
 
          He vuelto por la muerte de mi querido padre a la casa de mi infancia, a la casa de mi juventud, vacía de almas, cerrada a la vida, ya no es bastión de ninguna familia, todo tiene su ciclo y el de este hogar ya pasó, siento una gran tristeza, doblemente, por la perdida de un ser querido y por la perdida del que fuera mi gran hogar. Me hubiese quedado dulcemente entre estas paredes y hubiera optado por una infancia eterna, ahora que ya soy adulta y mayor, analizado las etapas de mi vida, si tuviera que escoger alguna de ellas, elegiría la infancia para quedarme eternamente niña...
 
Manuela Carrión

8 comentarios:

  1. Yo resumiría este relato en eso que dicen de: nunca vuelvas al lugar donde fuiste feliz. Aquí se refleja muy bien. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Juan por tu apreciada opinión...un saludo

      Eliminar
  2. Bueno! Luego de la muerte de mi abuela su cuarto se convirtió en esa habitación por casi 2 años. No puedo negar que revive recuerdos intensos. Muy bueno Manuela, gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Carlos, los recuredos nos abordan sin darnos cuenta y siempre una historia puede ser que nos traiga algún mensaje propio...un saludo

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Hola Manuela, me gusto mucho y está muy bien escrito. A mí, me parece muy triste, creer que tu niña interior ha muerto. En el relato muere una persona real, que es el padre de esa mujer que es lo único que le ligaba al hogar de su infancia. La dolorosa perdida, es lo que no le permite sacar la niña de su interior y jugar con la pelota. Yo puede que sea un Peter Pan y me niegue a perder mi niño interior y seguramente ese niño se me escapara algún día y no volverá. Pero yo lo retengo con toda mi alma. Ahora a lo mejor no juegas con pelotas, pero juegas con las palabras. Porque en tus letras aparece la niña que llevas dentro, aparecen las gracias de dar las buenas nuevas regalando tu sonrisa. Un beso grande...

    Manuel Barranco Roda

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Manuela por este texto. Es una buena estampa de lo que muchas veces sentimos al recorrer ambientes de antaño, sean de nuestro hogar infantil, de la escuela, del club, de la iglesia... Me gusta mucho la frase: 'la impaciencia de la infancia y la prisa por vivir'. La impaciencia la seguimos conservando muchas veces. Lo que quizás perdemos es la prisa por vivir. Creo que si trabajas un poco más el texto podrías mejorarlo y hacerlo más brillante.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros comentarios.

Mi lista de blogs