Una revista de literatura, donde el amor por las letras sean capaces de abrir todas las fronteras. Exclusiva para mayores de edad.

miércoles, 26 de septiembre de 2012

La calle sin nombre

Ella siempre estaba ahí, sentada en la misma silla con un libro en las manos, ausente y embelesada por  la lectura, no percibía que el mundo la miraba.
Cada vez que se abría la puerta de mi consulta veía a la señorita de Trevélez absorta, escuálida y siempre solitaria.
-“Le llaman la señorita de Trevélez”,  mencionó un paciente que tenía citado en la consulta programada de enfermería y yo le pregunté si es porque había nacido en Trevélez, Granada a lo que el  caballero me responde:
-No, tan sólo sabemos que reside en la calle Señorita de Trevélez en  Alicante, pero nadie conoce su nombre . Yo también la observo cada día y una vez quise entablar conversación pero ella sólo me miró y me regalo una preciosa sonrisa.
Bella dama, rostro pálido, poquita cosa; se agazapaba en su mundo, era la compañera silenciosa de todos los que día tras día pasábamos largas horas en el Centro de Salud.
Una mañana vencí mi timidez y me atreví a preguntarle cómo se llamaba, pero la señorita de Trevélez no me contestó, me miró y con un amable gesto permaneció  absorta en un libro titulado Crónica del desamor de Rosa Montero.
Otra enfermera que salía de la sala de curas se dirigió hacia mí y nos sentamos la media hora de la merienda a comentar cómo transcurría la jornada de trabajo, ella llevaba más años trabajando y conocía mejor la población asignada en dicho centro, entonces al indagar me explicó que esta elegante señora había sido pretendida por muchos hombres de alta alcurnia pero que el único hombre al que amó le dejó embarazada y desapareció cuando lo supo, desde entonces ella se volvió loca y sumida en la pobreza se cobijaba en el Centro de Salud para no pasar frío y estar acompañada sin querer compañía.
Nadie sabe cuál fue el destino de su retoño, tan sólo que la trabajadora social le ayuda en las gestiones pertinentes y solicita todos los medios para la manutención.
Familiarizados con su presencia, una tarde de enero la silla estaba vacía, todos pensamos lo mismo:  algo ha pasado.
La silla quedó huérfana desde ese mismo instante, y la calle sin nombre, pero el aura de la señorita de Trevélez permanece siempre con nosotros.
 
Maricarmen García Sales

1 comentario:

  1. Me gusto mucho tu relato, muy bien escrito.
    Hay gente que pasa por esta vida sin hacer ruido, pero cuando se van dejan un silencio atronador...
    Un saludo...
    Manuel Barranco Roda

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros comentarios.

Mi lista de blogs